miércoles, 7 de noviembre de 2012

Los sordos

Los sordos


todo lo que se derrama
por las letras es que hace
mucha agua en la carne.

Quisieron gobernar
a golpe de palabra
y juicio gesticulando
con el paladar de sus fueros
remedando el vaivén
de los cuerpos enlazados,
como si pudiera abstraerse
el sonido de mi vagina
destilando sales,
lubricando el aire
como boca de pez ahogado
clamando por el oxígeno
del agua de tu lleno.
Quisieron completar
el coito interrumpido
por falta de sangre
en sus flácidas vergas,
y no pudieron, no pudieron
follar más que letra a letra
con sonido de silencio
de una pieza inmaculada.

Les pasó inadvertido
el grito de mi gozo
hecho son de tu baile.

La palabra sólo
para lo inefable.

Sofía Serra (De La dosis y la desmedida)

3 comentarios:

Raúl dijo...

¡Excelente!

Jerónimo dijo...

Magnífico poema con dos versos finales soberbios.

Saludos.

Isolda dijo...

Me encanta, atrapa desde el primer verso.
Fantástico, besos hermosa.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.