jueves, 29 de noviembre de 2012

La motivación

La motivación

verán, yo hace tiempo que sé
que la vida es dura y
la mayor parte de los días
pasa entre fealdades y
dolores, pocas satisfacciones, y
sobre todo, escasos regalos,
nada gratis, todo a costa
de bastante esfuerzo, bien
de nuestra mente, bien
de nuestros brazos, y
ya que no puedo echar una mano
descargando el camión de la mudanza
o en la fábrica de coches
o en el hospital velando
por el reparador sueño
del enfermo, me propongo
intentar hacer el tiempo
de quien ojos tenga
para leer lo que escribo
o para ver las imágenes que pueda inventar,
simple y llanamente algo más bello,
también algo más reflexivo,
porque soy sin pretenderlo
de esos especímenes humanos
que aún creen en la capacidad
de nuestra mente como herramienta
para lograr mejorar el mundo,
en la bondad de nuestras intenciones.
soy de las que piensan
que todos somos buenos
desde que nacemos y que
ningún ser humano merece
sufrir y que en nuestro interior,
sólo en él, se halla la fuerza
que puede lograr que cada uno
consiga ser un poquito más feliz
que como realmente se siente:
Amar, el mejor motivo
que la naturaleza derramó
en la naturaleza nuestra
de estar vivos.
Amar. La motivación
que además de bien al otro
reporta bien al uno.

(Sofía Serra)

2 comentarios:

eloy dijo...

Vaya, Sofía, este poema supone un cambio, o así lo veo yo, sobre tu (llamemosle así) estilo. Pues sí, lo digo así porque tu poesía es muy tuya, totalmente personal e identificable. Pero aquí te descuelgas con un poema muy descriptivo, sin imágenes, muy desde dentro, que me encanta en su contenido.

Sofía Serra Giráldez dijo...

:), sí, así es, Eloy. En alguna entrada hace pocas semanas hablé de ello, yo misma observo los dos registros en eso que podría llamarse mi estilo, tengo bastantes poemas de este mismo, los menos tal vez, y tal vez también los que menos decido publicar. Como digo en esa entrada siempre hablan de situaciones emocionales exactas concretas, reales, y por reales me refiero a situaciones en las que poéticamente no he tenido que "escarbar" está el borbotón fuera ya... no sé bien cómo expresarlo, la verdad, creo que el aumento o el barroquismo en el lenguaje de los otros son simples herramientas que necesito porque el terreno es más duro, más de roca, algo así, y en este quizás ha salido así porque mi "mente" lo tiene aún más claro de lo que yo misma preveía..o tal vez porque escarbo en la arena blanca y blanda al pie de los cabezos amarillos, o en su misma tierra amarilla en la que con sólo clavar una caña, manaba el agua clara y potable...ni idea. Este poemario está resultando muy extraño... como extraños, nada usuales son estos meses que vivo desde junio...:)
Ya veremos a dónde lleva.
Muchas gracias por tu observación y por tu interés, querido Eloy. un beso enorme.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.