sábado, 10 de noviembre de 2012

A una dedicatoria

A una dedicatoria

tras leer la garganta
se hace un nudo
entre los trazos y la certeza
de tu posicionamiento
sobre los renglones.
El papel practica ausencias
que me llaman a convidarte
al misterio de la vida, la letra,
o la tuya, confunde al autómata
impasible, yo me asumo y sumo
tu porte de generoso ente plenario
de dádivas que otorgas,
aunque se te pida.

Sofía Serra (de Solenostemon)

2 comentarios:

Isolda dijo...

Qué cosa tan hermosa es una dedicatoria. Especialmente cuando uno la escribe a alguien querido o la recibe y, se queda con ella para siempre. A mí me parece un acto de amor mutuo. Incluso a los desconocidos, que la solicitan, debe producir una emoción espcial para el autor. Sin embargo, no pido dedicatorias, sino personas; algo así com tú, querida.
Me gusta tu poema-reflexión y me gusta "Solenostemon" Muchos besos, Sofía

Sofía Serra Giráldez dijo...

Muchos besos, Isolda, y muchas gracias por tu acercarte y por tus palabras.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.