sábado, 18 de diciembre de 2010

Panorámica retrospectiva

Se trata de la única panorámica que he hecho en mi vida, "a mano", cuatro fotografías montadas una sobre otra si no recuerdo mal. Nunca me han ido, ni me van, los cachivaches (algunos buenos amigos los llaman mariconadas) con los que los programas de fotografías engrosan sus gigas, ni los automatismos, ni las historias de ese tipo. A veces pienso que edito (revelo) fotografías como cuando a veces cosía, prescindiendo de la rapidez de la máquina por el mero disfrute de hacer un ojal o un dobladillo a mano...
Lo representado: la zona del campo más doméstica, disparos desde el caminito de guijarros que llevaba al gallinero, sin trípode, evidentemente. Ahí escribí desde "Asesinos de almas" hasta "La presencia por la ausencia", "Son-ethos" y comencé "El paraíso imperdible" y el que le seguía, cuando ya sabía que nos volveríamos por fin a Sevilla, el escenario que igualmente dio nombre vía mi hijo (así se tenía puesto en el perfil de la xbox) al primer blog con el que inicié mi andadura por ellos, "unrealand", cuyas entradas están fundidas hoy en mi blog central.
Y donde disparé unas setenta mil posibles fotografías, la mayoría con mi vieja dimage 7.
Hoy está todo cinco años más grande y cinco años más viejo. Tengo muchas ganas de volver, pero aún hace mucho frío...no se me olvida el frío. Hasta menos 10 ºC cuando ya en los últimos años podía arrancar un coche que marcaba la temperatura ambiental en las luces de su salpicadero. Menos 10º C a 50 kilómetros de Sevilla son muchos "menos grados", demasiados.

5 comentarios:

Jorreto dijo...

Esta no la puedo dejar pasar, por alusiones y porque pasé por aqui el primero, de buena mañana y aún sin pasar por la ducha..., la pequeña venganza de los sábados es declararse en huelga hasta de éso.
Y si, claro que he identificado "tu campo" tal como lo tienes tretatdo casi guijarro a guijarro, flor a flor, brote a brote.
El ejercicio que has hecho es casi mas de "mapamundi" de cercanías, de introspecciones, soledades, pensamientos, risas y supongo...alguna lágrima. Que de todo hay en la viña...
Yo no dejaría de volver, aunque sea con -10º, siempre hay una buena leña para combatirlos.
Un abrazo,

Sofía Serra Giráldez dijo...

:)), gracias, Antonio, por haberte sentido "aludido", porque creo que eres la persona de todas las que conozco por aquí por internet, y con la que aún conservo el contacto, con la que coincidí hace mayor número de años.
Más que alguna...ríos de lágrimas, ...:D

Y ahora he recordado, he hecho otra panorámica más en mi "vida fotográfica", ya la subiré.
Un abrazo

isabel gutiérrez dijo...

Yo la segun. Ya duchada y sesteada, jaja.

Preciosa, Sofía. Cuánta poesía se puede crear en un espacio como este. Es que parece de cuento. Ya veo la casita entera, La Esperada, que tienes tantas veces fotografiada por fragmentos. Cuándo tendré yo tantos árboles ya crecidos.

Un beso y gracias por enseñar esta belleza.

Tempero dijo...

Es curioso ese tiesto azul/añil sin nada, ahí, encima del poyete. Y alrededor todo loco de verdeflor.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Te fijas en la carencia con la exuberancia que denota el resto... tienes ojos de lince.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.