martes, 14 de diciembre de 2010

El hombre con bozal

El hombre con bozal

En el acaso sabroso del barrio nuevo
cantan las perdices, ¿se perdieron?
Esta súbita muerte bebe de los cristales. Amarga
el sostenido de los vasos con hielo
que estrellan círculos
contra las noches ajenas a las cuatro perchas,
sexo, beso, multa y ciclamen,
que nos cuelgan
de este cielo negro
perdido en la memoria,
que no recuerda y no recuerda
más que para agachar la cabeza y
presentar nuco a la puntilla
del suicidio
de nuestras venas de sal común,
sal,
son nuestras
las verdes praderas,
el cielo llano,
la alta meseta donde el aire se hace cúspide,
se envalentona contra nuestras mejillas arrebolando
el sinsabor,
la dulce indiferencia se llaga,
a todos mordía
creciendo en la roja semilla
de luna llena de tu boca.
¿Por qué la cerraste?

Sofía Serra, Octubre 2010

1 comentario:

José Luis dijo...

Muy bueno, Sofía!!
Un abrazo!!

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.