miércoles, 1 de diciembre de 2010

Déjà vu



Déjà vu (al autorretrato de un amigo)

El rosal trepaba, la ciudad se expandía, las ajorcas de tus collares
relucían al verte y no verte venir.
Tropezabas levantando areniscas desde el asfalto cada vez que el tobillo enguantado culminaba uno de esos sobresabidos rituales por el que a cada uno de éstos que somos se nos conoce por el nombre de bípedo.
No me preguntéis por qué uso el intro;
cada vez que más pulso
menos comprendo
menos, suerte es un jaculatorio
sobre voces encendidas sobre los cristales.
Que claudicaron.
Paquebote abierto.
Así, la humedad, el polvo,
la hojarasca toda que cae desde el blanco techo
lo cubre todo…qué universo, qué universo tan solícito.

Y el frío llegando a los cristales,
y el jazmín crecido,
y la muralla…

Qué difícil, qué difícil jugar al límite.

Sofía Serra, Noviembre 2010

5 comentarios:

La profecía del silencio dijo...

Es que es muy dificil jugar al límite.
Siempre un lujo leerte Sofía y una cruz dejar comentarios en los blogs.
Qué torpeza la mia.

Sofía Serra Giráldez dijo...

jaja, Ángel, qué alegría leerte. tú no te preocupes, si así me pasa iguá...yo te leo, pero me hago la muda, o la torpe, que no hace falta hacerme, que lo mismo da, :DD
Un besazo, amigo, y gracias

Sofía Serra Giráldez dijo...

o sea, quería decir "a mí", no "así"..ya te digo que esto no es pasajero, lo de mía -la -torpeza, ;)
Un beso

lino dijo...

Y lo móviles que son algunos límites, límites que nos ponemos o nos ponen...(aunque los que nos ponen los reafirmamos nosotros también, o los sobrepasamos, quizá consista en eso lo del libre albedrío)
Vivir bordeando los límites...siempre, o casi siempre, de este lado, claro.
Un placer leerte

Sofía Serra Giráldez dijo...

..de este lado del cielo, ;)...un placer verte por aquí, Lino, gracias.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.