jueves, 23 de diciembre de 2010

Espíritu navideño


Bu(r)la de navidad

Capaces de hacer nacer al hijo de quien adoramos en un pesebre,
¿qué haríamos con el hijo de quien odiamos?
Las cuentas me responden.
También las bombillas de la calle.
Sin dinero nos hemos quedado para poder comprar el cielo.
También sin luces .

Sofia Serra, 23 diciembre 2010

4 comentarios:

carmen jiménez dijo...

Leyendo el espíritu de tus palabras, parece que se fueran apagando poco a poco todas las luces que un día brillaran en el cielo. Sin embargo, son poemas como éste los que hacen que la luz de la esperanza siga parpadeando en espera de corazones limpios que no se olviden que todos los hijos de todas las madres, son hijos del pesebre.
Un beso Sofía.

Sofía Serra Giráldez dijo...

¿para qué necesito luces en el cielo
si hasta los bajos de vuestras frentes
dan a luz los más poderosos faros?

:)
Gracias, Carmen.
un abrazo

La profecía del silencio dijo...

Genial Sofía, breve, conciso y además poético e instructivo.
No cabe más en tan pocos versos.
Un abrazo.
Y ahora mi cruz, a ver si consigo que pase el mensaje o se borra como suele ocurrir.

José Luis dijo...

Mientras no nos quedemos sin sueños...
Muy buen poema, Sofía.
Felices días!!

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.