martes, 7 de febrero de 2012

la llegada

la llegada

Allá en el vaso grande
del huracán de invierno
nace la calma partícipe
de la flor.
Tan pacífico y asomado a tu rincón
de allende las farolas, las aguas limpias
y celestes de una ciudad marítima
a la vieja usanza, con su piel morena
y su olor a salitre confundido
su cuerpo con el mío.


No sé a qué sabe el celo
de tus manos.
De la carta al velamen
la curva de poniente se abre
y tu corriente entibia
el país seco donde nazco.


Esas tus manos atronadoras
en los oídos de mis ingles
beberán alumbre salvaje
de mi centro y mi ansia
de poseer el océano. La malva
para quien escarbe la tierra dura.


El mar, sólo el mar, y yo
con todo el mar
bautizándote
como mi espera.

Sofía Serra ("Suroeste")

8 comentarios:

  1. ¿Por qué será que este poema, y sobre todo sus versos finales: "...El mar, sólo el mar, y yo/ con todo el mar/bautizándote/como mi espera..." me ha llegado tanto?, ¿será porque el mar forma parte de mi sangre y va conmigo por haber nacido aquí, en la orilla del cantábrico?...

    Seguiré deslizando mi fantasía por tus versos y comenzaré mi sueño precisamente ahí, donde tú comienzas el poema y dices: "...Allá en el vaso grande/del huracán de invierno/nace la calma partícipe/de la flor..."

    Un abrazo y feliz día querida Sofía,
    Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te lleguen tanto esos versos, Rafael, ... yo, de secano, de secano a apenas 80kms de la costa y con un río que no hace ni unos segundos en cronología geológica era más mar que río, siento el mar como mío, y como mío, de todos.
      No hay fronteras en él, por mucho que delimiten aguas territoriales. Norte, sur, este u oeste se funden en él.
      Además, el mar Cantábrico me es especialmente querido, :)
      Un beso y buenas noches, mi muy apreciado Rafael

      Eliminar
  2. A la que quiere comprar; pues yo no vendo..

    ResponderEliminar
  3. http://www.youtube.com/watch?v=noWeGq-7Jzw

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://www.youtube.com/watch?v=rMY0S9rdNZ0&feature=related

      Eliminar
  4. Muchos de mis amigos han vuelto de las nubes
    Del sol y de la lluvia de la que son inmunes
    Vienen de la estación de la amistad sincera
    La estación la más bella de las cuatro en la Tierra
    Poseen la dulzura del más bello envoltorio
    Y la fidelidad del pájaro migratorio
    Su corazón alberga un pozo de ternura
    Y aveces en sus ojos se incrusta la amargura

    Entonces vienen a calentarse aquí y tú también vendrás

    Podrás volver de nuevo al confín de las nubes
    Y de nuevo reirte de las incertidumbres
    Repartir en tu entorno un algo de ternura
    Cuando alguien más te quiera ocultar su amargura
    Como nunca se sabe lo que la vida engendra
    Puede ser que algún día yo tampoco la entienda
    Si me queda un amigo que de verdad me aprecie
    Olvidaré esta pena que lágrima desprecie

    ResponderEliminar
  5. Entonces quizás venga a calentar mi corazón a tu leña

    Y a más

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. deja que te enseñe mi candela, que yo también la necesito para que este cuerpo y alma se recompongan

      http://sofiaserrafotografia.blogspot.com/2010/11/candela.html

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.