martes, 17 de febrero de 2015

Posada de noche (I, II, III, IV)

Posada de noche (I, II, III, IV)

En Meridiana Claridad


Variación I

Terminar una noche
con dolor de espalda
anclado al dominio
de una sentencia con agria
disconformidad. Escepticismo.
los pájaros duermen. Ellos saben
de horas. Menos el ruiseñor.
Aún resuena en el pensamiento
su dolor dulce de canto
en mi compañía. las encinas
y la noche azul. mi sentido
del olfato se enreda
en las madrugadas en rima
En Meridiana Claridad
con el cielo y la tierra.
Una sola mujer sola
y toda la noche serrana
tan sólo extendida para ella.

Me pregunto si me recordará.
Y si sabrá volver a crearla.

Variación II

La habitación húmeda
sabía a polvo de huerto,
la casa cerrada se había hundido
en la tierra removida, sonaban
leves clarines con voces
astutas y alegres del zorro.
La yerba y la luna.
En Meridiana Claridad
La falta de miedo en el suelo.
Mis pies frescos.

Variación III

Inabarcable como el volumen
espaciado de la noche.
Tan libre azul
súbitamente se abarandó
el cielo nocturno,
brillante siempre de negro
vestido para mí
y no matarme
al verme caminar
hacia el ruiseñor
célebre dulce íntimo
mío canto de amor
En Meridiana Claridad
y consuelo. La plácida
belleza del bálsamo.
La recompensa.
Plenitud.


Variación IV

Despierto con el alegre canto del zorro. Las cinco de la mañana y dulce oscura la noche. Me levanto y voy hacia al puerta. Al abrirla, mi piel se refresca con la caricia del aroma nocturno. El azul saborea mi mirada a la luna. Poso mis sienes sobre el canto del ruiseñor.
Las cinco y el campo me saluda. Buenos y nocturnos días de plenitud tras la guerra.

3 comentarios:

Rob a Cancio dijo...

Hallo mucho lirismo en esos poemas, Sofía.

Robín dijo...

http://www.elmundo.es/cultura/2015/02/18/54e3c25b268e3e1d0f8b4587.html

Hasta que me dí cuenta que el socialismo y el comunismo, en cualquiera de sus formas, no Podían nada de nada. No eran más que un inmenso campo dictatorial para el racismo; una teología falsa en la que sólo la clase obrera se salvaba, iba al paraíso; el infierno modelado por el fascismo socialista, para todos los demás, incluidos la mayoría de los pobres obreros. Una falsedad y unas dictaduras absolutas.

Robín dijo...

Escrito, pero no a escondidas a otra mujer. Copio aquí.

Matilde;

He visto tu foto del bello monte Ogoño, con eñe y no con la agrupación doble "gn" francesa, como para decir en francés -y no mal decir- Espagne; los franceses no saben pronunciar la z que pronuncian "s", que los vascos saben bien decir no obstante, y esta es la razón única por la que que grafiaron "Biarritz" en vez de "Biarriz", para hablar de esta bella villa que tanto rico e inglés atrae. Pero ello no es una razón válida -ni sana- para introducir artificialmente la grafía en consonante doble "tz" Y "tx" en la muy noble, muy inocente y no menos leal lengua vasca. Las lenguas minoritarias, para crecer, necesitan la amistad que precisamente vosotros le estaís negando al querer enfrentarla estúpidamente y antinaturalmente contra el español.
La realidad es que un bilingüismo sería posible; pero dentro de España; abandonando la quimera loca -y probadamente a la vez estérilmente criminal- del independentimo mal llevado hasta ahora.


:

http://www.mendikat.net/foto.php?numero=378&imagen=82#foto

con el epígrafe siguiente :

""Arnari (55 m), casa y Ogoño (305 m)""

Me atrevo con la crítica siguiente. No defines bien lo de la casa. Uno tiende a pensar que eres, como en la película ET, una extraterrestre señalando no una casa, sino la tuya propia a la que encima no le pones, injustamente, la altitud.

*Fin de modo crítico*

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.