sábado, 4 de febrero de 2012

Posesión

Posesión

a veces nos
intercala el segundo
de la tristeza, mientras
tú no te miras
y yo, de vacío o de yapa
tampoco acierto a sostenerme
sin cierta fijeza tuya
por mi escote
o mis contraluces
a veces, más allá de la miseria
que galopa trepanada
por ciertos avaros páramos,
como esos candiles
que iluminan mis manos
cuando exprimen tus nalgas,
acierto, sí, cuánto acierto
entonces a descubrirte
casi en mi coxis.


y de mi médula
ya no consiento
que te desprendas.


Sofía Serra

8 comentarios:

Leonel Licea dijo...

Me gusta el sentido de posesión que expresas en este poema.
Junto al abrazo, te dejo un regalo, Sofia:


Possessione

a volte
c’ intercala il secondo
della tristezza, mentre
tu non ti guardi
ed io, di vuoto o d’eccesso
nemmeno riesco a sostenermi
senza certa fissazione tua
per il mio decolleté
o le mie controluce
a volte più in la della miseria
che galoppa traforata
per certe avare brughiere,
come le candele
che illuminano le mani
quando ti strizzano le natiche,
accerto, sì, quanto accerto
allora a riscoprirti
quasi sul mio coccige.


e dal mio midollo
io non acconsento
che ti distacchi.



Besos.
Leo

Sofía Serra Giráldez dijo...

Querido Leonel, me has emocionado.
Tal vez para muchos poetas esto es el pan nuestro de cada día, que traduzcan sus poemas a otro idioma, pero para mí es algo completamente nuevo y a la vez algo que siempre he deseado.
Te soy sincera, siempre he soñado con verlos o en francés, o en italiano o en portugués, sin orden de preferencia, por una sensación interna de que en la melodía de esos idiomas, más suaves y tiernos para mis oídos que el castellano, encontrarían mejor razón de ser..así que ya puedes imaginar lo que significa para mí tu gesto, tu regalo.
Sólo puedo darte las gracias, pero espero que te llegue cuánto va en esa mera palabra.
GRACIAS, Leo.
Un abrazo
(me has hecho muy feliz)

Leonel Licea dijo...

Me llega la sinceridad de tu palabra, Sofìa, no me sirve más.
Gracias a ti por tus versos. Si te he regalado una sonrisa, yo también soy feliz.
Un fuerte abrazo.
Leo

Jan Puerta dijo...

Cuando uno quiere, posee en libertad. Cuando uno es querido, la libertad empieza en ser poseído. La vida, cuando rompemos el mimetismo de lo onírico, es una sucesión de sanciones placenteras que empiezan por alabar una sonrisa y termina por dejarse llevar por una efímera caricia.
Me gustan las personas que exteriorizan sus miedos…
Un abrazo

Sofía Serra Giráldez dijo...

Y a mí me gustan las personas que pueden hablar así sobre la libertad y el amor. Señal de que saben lo que ambos significan, señal de que aman o han amado, señal de que son libres de verdad.
Casi imposibles de encontrar.
Nunca expresaré bastante bien la suerte de haber dado contigo, Jan
Un abrazo

Sofía Serra Giráldez dijo...

Fuerte, sí, :), y un beso enorme, Leo.

eloy dijo...

Me gusta sobre todo de este poema, su ritmo frenético, cómo te posee al leerlo y te lleva en su deslizante tobogán hasta... y de mi médula
ya no consiento
que te desprendas. Ahí, llega el placentero batacazo.
Te acabo de leer en italiano y ¡suena tan bien! ¡Qué lujo! Leo es un sol. Besos, Sofía.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Me alegra mucho que te haya sonado este poema bien en italiano, Eloy, sé que tú tiene más experiencia que yo, a mí me encanta oírlo al menos en mi cabeza.
Leo es un grandísimo amigo que me ha hecho el mejor regalo.

Tú también lo eres, querido Eloy

Un beso

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.