martes, 5 de octubre de 2010

Pequeña historia de un pequeño poema (La presencia por la ausencia)

El poema al que me refiero en esta entrada aparece en la primera parte del libro, la titulada "La edad de la inocencia". No es que sea importante, pero sí creo que es el que más fácilmente da la clave para hacerse con el impulso desde el que arranca todo el poemario. Esa primera parte de la que hablo creo que no hace más que "ambientar", fotografiar el "paisaje" donde se desarrolla lo que el poemario "es" como digo en las palabras de la trasera del libro, algo así como retratar un hueco.
Bueno, me dejo de líos "metafísicos".
Primero llegó el poema, que recuerdo lo escribí en el verano de 2005. Vivía en el campo.





SOLA


Caminar sin suelo es estar sola./
Colmar la paciencia de las luces soñando que permaneces/
es estar sola./
Abaratar el sentido de la pléyade de incongruencias que se avienen/
es estar sola./
Iluminar cabizbaja sobre tu ausencia es estar sola/
cabalgando por los oteros de la desmentida y la suspicacia./
Llorar es estar sola./
Beber de tu oído soñando que duermes es estar sola./
Trabajar sobre ultratumba limando las asperezas del perfil de tu ausencia/
significa soledad, quimera, sueño o alma rota y cejijunta./
Así, estoy sola./
Sola entre las yerbas y tu ausencia./
Sola sin más./

Sofía Serra, "La presencia por la ausencia". Bohodón Ediciones, 2010. (libro aquí)




Después llegó la foto para este poema, en el verano de 2006, durante un típico día de playa familiar, allá por la bonita costa de Huelva, de la luz tal como se conoce,  (concretamente en El Portil), que a su vez y también justo un año después, en el 2007, "identifiqué" como posible para su portada si algún día podía publicarlo en papel, como así ha sido.
Esa fotografía formó parte de una pequeña serie que titule "La playa tiene nombre de mujer", que creo que plasma  distintos aspectos del ser femenino más o menos  como yo lo contemplo (esto es dificil de expresar discursivamente hablando, supongo que por eso escribo poesía). Podrían haber ido muchas más, suelo disparar mucho, pero al final mis series fotográficas se substraen por sí mismas, como si tuvieran que adaptarse ellas solas a alguna intención que a mí se me escapa, al menos conscientemente. Al final percibo en ésta una especie de recorrido paralelo al de mi poesía desde que comencé a conservarla hasta ese momento del año 2006, y mucho más después. Aparecen conceptos  una y otra vez esgrimidos, no sé si lanza en ristre, por mi poética
Y digamos que su realización coincide con el arranque por empezar a terminar de estructurar el poemario en sí, a verlo ya lo suficientemente ultimado como para empezar a "estudiarlo", seguir trabajando con él de otra forma.

La BSO con la que podría acompañar toda esta entrada podría ser infinita, pero he puesto dos de las piezas que hilan concretamente con la realización de algunas fotografías (no compongo poesía nunca escuchando música, son actividades incompatibles, al menos para mí).




LA PLAYA TIENE NOMBRE DE MUJER


I




Tormenta(o) Azul


II




Transeúntes

III


Lavado no lejía (Vida regalada)

IV


Sola

V


Las carretillas son para el verano

VI


Ay, Luna que brillas en los mares oscuros


VII 

Poblamiento Humano: Azul

VIII


Sirenas

IX


Sofiae


(Los menores que aparecen más facilmente identificables son familiares míos, concretamente mis sobrinas y mi hijo. Debo hacer constar esto por las características del  medio en el que nos movemos, o mejor, para contrarrestar los hipócritas prejuicios mal esgrimidos por ciertas mentes)

6 comentarios:

isabel gutiérrez dijo...

Hola Sofía, me ha encantado esta entrada, los poemas, las fotos, son una delicia. Sabes de mi tendencia a no acabar los cuadros por los bordes con el mismo pálpito que el del interior del cuadro. Y veo que en tus fotos, por ejemplo en la de la sombrilla azul creas también un humito como para despedirse de la escena y entrar en la realidad, o podríamos decir salir a la realidad... Esta manera de concebir una escena tiene un sentido del que mucho se puede hablar, pero no es este el espacio adecuado.

¿Vas a venir finalmente a Madrid? Un beso

Andrés Díaz Castro(Andestdi) dijo...

Sofía, mi título para este conjunto ( poema, voz, fotografía) es: "Pequeña historia de un gran poema" Todo muy bien y sentido. Me gusta mucho tu poesía y esos "poemas visuales" que son tus fotografías. Vuelvo, una y otra vez, a este cuarto claro para leer, escuchar y ver. Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola, isabel, a ver si podemos reunirnos para hablar largo y tendido de lo que me comentas. Sé de lo que me hablas, esa salida del ortógono que en muchas ocasiones pide "el cuerpo" en técnicas como la pictórica y la fotgrafica, en las que se reduce a dos planos una tridimensionalidad ( y cuatri,si apuramos). Es, creo, la cuestión del ortógono,(algunas veces figura curva, otras cualquiera, cualquier forma planar, en cualquier caso, el "límite" que es donde confluyen dos técnicas aparentemente tan similares pero esencialmente tan distintas.
tengo por ahí fotos que hablan más claramente de esa "salida de madre", a ver si me da lugar y algún día hago una entrada sobre ellas para ti, isabel. Ahora creo que esa necesidad la dejo caer por los poemas, antes por extensión y ahora creo que rompiéndo los versos donde me "da la gana"...:)))
Acabo de enterarme de quel 29 estaré en madrid para un recital. Si quieres envíame tu telf por correo y ya hablamos, ¿vale?..me encantará poder verte, conocerte en persona.
Muchas gracias, Isabel.
Un beso
Hola, Andrés, eres muy generoso.
te agradezco mucho la visita y tus palabras, y que me las hayas dejado, yo también te sigo en silencio, :)); da mucha alegría esto de aunque sea en alguna ocasión poder intercambiar saludo.
Pero lo dicho, eres muy generoso. Soy afortunada.
recibe un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Vaya por dios, que no he firmado el anterior..disculpadme ambos, por favor.
Soy yo, Sofía, :)
No logueo por el lío de cuentas que me traigo.

El Potro dijo...

Escuchar "Sola" de tu viva voz es simplemente excepcional; de esa forma como lo recitas es de la forma como lo he imaginado cuando lo leí por primera vez. Me has enternecido de una manera extraordinaria.
Gracias por todo esto que nos das.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Tus palabras y lo mismo que me dices en ellas, es muy importante para mí, Potro. Te agradezco mucho que me las hayas dejado, y que hayas dejado tu huella aquí. Algo excepcional es encontrar una persona como tú.
Un beso.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.