Mostrando entradas con la etiqueta Política. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Política. Mostrar todas las entradas

lunes, 11 de noviembre de 2019

Aún somos mayoría

Ayer fuimos los tres a votar, como normalmente lo hemos hecho siempre. Al ir a coger las papeletas para el senado, una señora mayor, con cierto aspecto ligeramente moderno, algo dejada, hermosa en carnes, pelo ligeramente sucio recogido en un moño, llena de abalorios del cualquier mercadillo y chal de ganchillo de colores, le preguntó a mi hijo que qué tenía que hacer para señalar el partido que fuera, si tacharlo o qué. Mi hijo la ayudó indicándole que solo tenía que escribir una cruz en las casillas correspondientes. Como lo hizo allí mismo sobre él montón, y él aún no había cogido las nuestras, hubo de esperar, así que pudo ver qué partido señalaba. Exactamente a VOX. Con cierta gracia, me comentó después que si se lo llega a imaginar (¡inimaginable por el aspecto "progre" de la señora!), le habría dicho que dibujara unos corazoncitos, como los "likes" de las redes sociales. Al menos así hubiera sido un voto nulo. Esta mera anécdota nos abrió los ojos. 
La única forma de luchar contra el fascismo al que han votado casi cuatro millones de españoles es luchar contra la ignorancia. Hace tiempo que sospechaba que España es un país de derechas. De ahí ese permanente desencuentro que padezco desde siempre con mi propio país, pero lo de anoche me abrió los ojos del todo. Ese fascismo "votado" es una ideología transversal. A él han ido parar antiguos votantes de cada uno de los partidos democráticos y hasta antiguos abstencionistas. Ya al fascista no se le distingue por su aspecto ni por su posición social ni económica ni por su edad. Solo por la falta de cerebro (y eso, no se percibe a simple vista). Han encontrado su nicho en el espectro del Parlamento. El resto de los partidos, y con él todos los demócratas españoles, debemos pelear porque exactamente sea su nicho, ideológicamente hablando, y a ser posible cada vez más pequeño, hasta ahogarlo. Dejarnos de simplezas, ser racionales, velar porque el demócrata español no se sienta ninguneado sea cual sea su pensamiento o creencia vital. Lo advertí alarmada cuando el 15M (aquí lo dejé dicho, en este blog, y me llovieron palos y hasta bombas, que sí me dejaron maltrecha). Y lamentablemente no me equivoqué. De aquellos barros, estos lodos. Pero al menos ya tenemos localizado, esta vez de verdad, al enemigo. Al fascismo. Ya sabemos dónde está. Ahora a pelear todos contra él, provenga de donde provenga. Dejarnos de ironía, dejarnos de reproches, dejarnos de intereses partidistas. Pelear por la democracia española como exactamente hicimos durante la transición. Aún somos mayoría.
oOo

domingo, 3 de septiembre de 2017

¿Dónde está Santiago Maldonado?




Exijo al gobierno español, mi gobierno, el gobierno que he acatado conforme a las reglas del juego democrático que se implique como país se presupone que garante de los DDHH por detectar y conocer el paradero de Santiago Maldonado.

(Como no consigo encontrar un enlace en condiciones que hable sobre el particular -¿por qué parece que para este país solo existe Venezuela como país Sudamericano?-, me he decidido a preguntarle a alguien cuya honorabilidad está por encima de toda duda. Ahí dejo su respuesta, las negritas, mías.)

"Es imposible encontrar algo decente porque sencillamente no lo hay. Los medios están comprados con un par de excepciones, y esas excepciones difícilmente den una síntesis.Lo más tenebroso del caso es que mucha, muchísima gente cree en las versiones de la prensa, que rozarían lo surrealista si no fueran en realidad perversas.
Hubo un reclamo en Chubut, una provincia argentina del sur, en la Patagonia. Un reclamo de la etnia mapuche por sus tierras, etnia que forma parte del tronco araucano -sí, el de La Araucana de Ercilla. Era un grupito de indígenas más algunos blancos que se sumaron, como Santiago Maldonado, un artesano con alguna participación, más hippie que otra cosa, en la izquierda. No era kirchnerista.
Llegó la Gendarmería, que en este gobierno se ha cebado con represiones varias. La proporción numérica fue de 10 a 1 - 10 gendarmes por cada indio. Golpizas de rigor, los manifestantes huyeron a cruzar un río. Santiago no sabía nadar. Fue aprehendido por gendarmería y nunca más se lo volvió a ver. Gendarmería niega, por supuesto, tenerlo.Desde entonces, por supuesto, empezaron los reclamos de la familia de Santiago y de los organismos de DDHH. Y por el otro lado -Ministerio de Seguridad y prensa- una operación mediática que incluye los siguientes desvaríos:* el grupo mapuche tiene 77 atentados terroristas (de los que nunca nos habíamos enterado, por supuesto)* el grupo, y Santiago, están financiados por: las FARC colombianas, el ISIS, la ETA, el extremismo kurdo, una ONG británica - imaginate, un grupo de indios harapientos logró la concordia de todos esos inconcordiables; cuando se les hizo una requisa, los indios solo tenían serruchos, hoces y un hacha. Después se les agregó contactos con la Universidad de las Madres y el kirchnerismo.* se empezó una operación mediática en la que Santiago "aparecía" y luego todo era desmentido: primero en Entre Ríos, muy al norte de los hechos, paseando en un supermercado, o en Chile, o en Brasil; o lo tenían secuestrado los propios mapuches; o lo tenían oculto los kirchneristas (a esta altura del mail, ya no sé si llorar o reír, pero juro que hay gente que se tragó todo esto)* el juez pasó la carátula a desaparición forzada pero las pericias se hicieron cuando gendarmería ya había lavado sus armas, camionetas, todo* se estigmatizó a la familia* se volvió al "algo habrán hecho"* se aprovechó para reivindicar el terrorismo de Estado en la Dictadura; los políticos en el poder fluctúan entre el negacionismo (no hubo tantos desaparecidos, o no los hubo) o la apología (los hubo, pero fue necesario, los militares obraron como era necesario).
Así que los que hemos estado llenando facebook y las calles, lo hemos hecho contra el discurso oficial y el del 90% de los medios. Idem, los docentes que hablaron en las escuelas del tema. Ergo, fuerzas de seguridad ingresaron armadas en las escuelas e interrumpieron clases y detuvieron docentes o iniciaron sumarios. En la provincia de Córdoba en una sola noche entraron en varios locales de DDHH o políticos en razzias preventivas.Se hicieron dos mega-marchas pidiendo la aparición con vida. En la primera estuve, en la segunda no, yo estaba engripado. En la segunda hubo unas 300 000 personas solo en Baires, y casi un millón contando todo el país. Pues terminó con un show armado por la propia policía cuando ya hacía una hora que había comenzado la desconcentración. Unos lúmpenes empezaron a arrojar tachos de basura o hacer pintadas. Y ahí comenzó la balacera de goma y gas pimienta sobre cualquiera que se cruzara. De hecho, los detenidos todavía no han sido liberados.
Todo este show, por supuesto, lo votamos nosotros. He ahí la ironía y la tragedia, todo juntito."



martes, 4 de agosto de 2015

Sadismo de banco

Hoy uno de "procuradurías"
Sadismo de banco

Socava la escasa cordura que una le queda contemplar cómo su caderas ocupan aproximadamente el mismo volumen: Merckel y Rajoy, Rajoy y Merckel. Por un momento , al visualizarlos en la fotografía, se me han asemejado a los muñecos de playmobil con los que mi hijo jugaba cuando pequeño. Pueden doblar la cintura, girar levemente las cabezas y levantar o bajar brazos y piernas. Difícilmente la prodigiosa versatilidad del cuerpo humano puede añadirse a la visión de sus cuerpos (seres humanos son, como usted y como yo) paseando, imaginarlos en posturas conexas, correspondientes, integradas con el ambiente que los rodea o que entre ellos crean.
La verdad es que no se entiende por qué se protesta tantísimo contra los políticos, ellos en concreto, si, aquí, además, el signo hace décadas que ha desaparecido, la tendencia , la ideología, el saber qué se quiere más allá del piso, el automóvil... A propósito de automóvil, ¿cómo nadie pudo predecir que Alemania dominaría Europa económicamente? Si de pronto, sobre el año 2002, que ya es decir, por la cantidad de años que hace, en las carreteras españoles solo se veían bemeuves, audis o wolkswagens (absténgase de comentarios los conocedores de los intríngulis de compra/venta entre entidades) ¿Cómo no iban a, no solo crecer, sino conquistar, los BeMnWditos alemanes?
Antiguamente, los ejércitos de los diferentes imperios o reinos lograban establecer su presencia en territorios extraños a golpe de espada o sable, sajando vientres, cercenando cuellos. Hoy, somos mucho más pacifistas, ya todos lo sabemos: parece que nos desmayamos al ver la sangre aunque la pituitaria nos salivée tan solo imaginando un filete de lomo de buey. Conquistamos, o conquistan, a golpe de marca, de anuncio, de identidad corporativa. Un país se hace dueño de al menos un cuarto de mundo con tan solo introducir, a modo de ariete, el gusto por la marca de unos automóviles de alta gama. Lo peor es que los que les abrieron las puertas, hoy reniegan de ellos.
Todos nos podemos equivocar, pero debemos recordar que los muñecos de playmobil solo se mueven porque nosotros los movemos. Sin golpe de sable. Con voto, o sea, cambian de postura porque nuestras manos así se lo ordenan. Solo cierta previsión nos urge, quizás cierta conexión entre nuestro cerebro y nuestros dedos, porque pudiera suceder que el muñeco se nos convierta en el pigmalión de nuestras narices.
O de nuestras caderas.
¿Y se imaginan follando a Merckel y Rajoy? Porque yo, no. Pero jodernos, bien que nos joden. Quizás se han equivocado de "bando". O, simplemente, disfrutan con lo que hacen. De padecer el sadismo, pocos seres humanos logramos librarnos, en uno y en otro band(c)o.


Tu click en la publicidad que aparece bajo esta entrada me alimenta. Gracias.

domingo, 22 de marzo de 2015

Reflexión postelectoral de una andaluza

La verdad es que pienso que deberían y deberíamos estar contentos todos, los que menos, que se fastidien, consecuencias del uso y el ab-uso del poder. Yo, como elemento de este paisanaje, andaluz y español, soy la primera que  jamás me he implicado en la militancia de ningún partido y, mucho menos, en pelear como política por las ideas en las que creo.
Recuerdo perfectamente cómo hace algún que otro año este blog se llenó de piedras lanzadas por entes (no los puedo ni quiero nombrar de otra forma) ajenos cuando defendía al ser Político, para mí una de las profesiones más altruistas que puede desempeñar ser humano alguno: dedicar su esfuerzo para que todos los habitantes de la "polis" puedan convivir lo mejor posible y en paz, según las ideas de cada uno, evidentemente. Una visión idealista, no. Una visión realista de lo que significa ser político. Que otros, los sinvergüenzas, hayan secuestrado el vocablo no es culpa de los que seguimos aferrándonos a su real significado.
Mientras podamos seguir eligiéndolos, a los políticos, significará que existe democracia. Mientras podamos continuar votando a x o y resultará que x o y se han comprometido en una labor en la que otros millones no nos comprometemos.
A ver si no lo olvidamos nunca.
Que viva la democracia, y la Política, esta última, una de las Artes que el hombre ha logrado construir para intentar no terminar matándonos unos a otros, que es a lo que suele tender el ser humano como buen animal que es (somos).

¡PODEMOS, Andalucía! 22-M

Día pasado por agua en Sevilla y creo que en toda Andalucía, buen augurio la lluvia en esta tierra tras tantos meses de sequía invernal, la primavera acompaña con sus dulces lágrimas a la refertilización de una tierra que el frío ha dejado paradójicamente casi agostada. Buen augurio para un día de elecciones en las que los andaluces nos jugamos nuestro futuro, como ya hicimos hace treinta años y más. MI voto irá para Podemos. Sin dudarlo.


Transcribo el comentario que he dejado en facebook tras ver este vídeo, añadiendo algo más, que parece mentira la malignidad de algunas personas, o quizás es que tan solo les acompaña la nula conciencia de lo que significa ser político, por un lado, y por otro el desconocimiento el acto de ejercer el derecho y el deber de un voto.

Quizás no tiene AÚN las tablas de todos a los que hemos estado acostumbrados, pero a un político no se le vota por su dominio del escenario, sino por su capacidad para la ética y por las ideas que defiende. Aparte, me ha llegado a emocionar en algunos momentos. Y he sido votante leal del Psoe desde mis 18 años. HASTA HOY, en que votaré PODEMOS.




jueves, 11 de diciembre de 2014

PODEMOS liberarnos del miedo

Mi principal, y única, crítica a Podemos durante todos estos meses ha sido "mi miedo", es decir, partía de mi miedo a no verlos/presentirlos capacitados para enfrentarse al maremágnum que supone, en un principio, el ejercicio de un gobierno, y en segundo lugar, dado el estado de este ESTADO, al otro mar tan proceloso y poco fiable de la situación política, económica y social españolas.

Anoche, en un simple ejercicio de introspección política se me encendió la bombilla. Mi conciencia político social se constituyó de los 13 a los 17 años, en plena Transición. En esa etapa de mi vida me siento formando parte de aquellos constructores de un sistema que ilusionó a los españoles durante muchos años. Por muy "niña" que fuera, mi conciencia daba de sobras para percibir no solo lo que sucedía, sino lo que yo, como alumna (aprehendedora de la Historia), como manifestante, como asambleísta, como pensadora y activista, en definitiva, construía dentro de mí al hilo de los movimientos en la sociedad española de entonces. Fue cuando me observé y definí como anarquista de conciencia pero profundamente creyente en la ley y en el ejercicio democrático del voto, en el ejercicio de la expresión de la voluntad del individuo, de cada ciudadano.

Anoche, como digo, relacioné ambas situaciones, la de mi conciencia política con la de mi miedo (única causa de mi desconfianza hacia Podemos hasta ahora), y entonces concluí que si de verdad tanto creo en el voto, tal como he demostrado toda mi vida de electora, ¿no es quizás mi responsabilidad capacitar a ese Podemos (con el que comulgo en todas y cada una de las ideas que van lanzando independientemente de que puedan considerarse "ilusas") con mi mismo voto?

¿Dónde se haya el verdadero poder, la capacitación de una opción política, sino en ese mismo que le otorga cada ciudadano con su voto?

Esto lo aprendí de muy jovencita. Sigo creyendo en lo mismo. Lo consecuente es lo que haré con mi voto el día que por fin, no he visto una legislatura que me haya resultado más interminable que esta, se convoquen elecciones: depositarlo con la papeleta que esta opción ponga a mi disposición en la mesa.

Ya no tengo miedo. Dependía solo de mí.

(Contemplar el intento de acoso y derribo con la más basta de las demagogias pertrechadas que los "prohombres" de lo que yo consideraba el ala progresista de esta sociedad están realizando contra esta formación política, me ha retrotraído a esos tiempos anteriores a la transición española, esos en los que se condenaba a todo aquel que proponía o luchaba por un intento de democratización de este país. Vergüenza ajena y hasta arcadas me están provocando tanto ejercicio de superchería y arcaísmo, los mismos que utilizaban los fascismos allá por los años treinta del siglo XX para lograr imponer su voluntad, y que algunos consiguieron. No es el fascismo más que la transposición a tiempos "actuales" de estructuras y modelos basados en el Antiguo régimen. De ahí la imposibilidad de considerarlo como ideología. De ahí las subsiguientes hecatombes sociopolíticas que conllevaron. Pero la sociedad de aquellos tiempos, muy débil democráticamente, constituía el mejor caldo de cultivo para ellos, una sociedad burguesa o aburguesada cuyo subconsciente colectivo se anclaba en los miedos. Hoy no vivimos aquellos tiempos, pero al parecer algunos consideran que sí. Así que, como mínimo, y como individuos (solo el individuo puede realizar el ejercicio de voluntad, nunca la masa), hay que liberarse de esos condicionantes. Yo peleé cuando tan solo era una adolescente para que ellos, los miedos, jamás volvieran a esta sociedad, a este país.)

viernes, 20 de junio de 2014

Re-pública de moda

Aquí, en este país que nos inventamos hace siglos entre todos, sigue imperando la idiotez que en tantas ocasiones nos ha llevado a coger el garrote por el mango para incrustarlo en la cabeza al vecino. Aquí, se sigue pensando que ser republicano consiste en llevar una banderita con los tres colores (se ha puesto de moda, ¡MODA!) en una foto de perfil de cualquier red social o lanzar críticas a bulto contra la monarquía parlamentaria que en su día se votó como sistema. Aquí, aún, miles de personas, se supone que bien formadas (imparten clases y todo, escriben, hacen oír su voz, hasta poseen su cohorte de pelotas y chupatintas), piensan que el rey de este país es quien para convocar un referéndum. Aquí aún continúa IMPERANDO la ignorancia, la nula falta de respeto hacia los demás, no digamos ya hacia las instituciones (las pobres no pueden protestar, no tiene cabeza ni lengua), de las cuales somos partícipes, te guste más o menos: Cuando cobras del estado por ser funcionario no te inhibes de tu coparticipación y colaboración con el sistema imperante, no protestas devolviendo el sueldo, ¿verdad?; cuando cobras la pensión tampoco la rechazas, ¿no?; cuando vas a un hospital no te niegas a que te atiendan...¿te niegas a usar las carreteras cuando quieres viajar en coche?, ¿prefieres usar tus brazos para volar pongamos por ejemplo de Barcelona a Madrid antes que coger un tren?

Aquí lo que existe es un pueblo que se la coge con un papel de fumar y al otro lo coge por los huevos, eso sí, solo de boquita para afuera, ya ni servimos para darnos puñetazos.
Hasta que este puñetero pueblo no pase del ignaro estado autoconsentido, nada cambiará. No existe remedio.

Me tienen bien jodida tanto republicano de red social, fotito y blog. Así hasta conseguirán que me haga monárquica de dicho y hecho. Siento infinita vergüenza ajena.

Firmado: Una republicana (no sé si mañana...).

domingo, 4 de mayo de 2014

Un higo chumbo en la mirada

Un higo chumbo en la mirada

12 de la noche. Campo. Suena la sinfonía nocturna, grillos y el ruiseñor al fondo cerca del riachuelo. Algún perro ladra. Me siento delante del ordenador por intentar relajarme tras día casi agotador. No puedo hacer fotos. Las veo borrosas, ya no sé si porque al disparar se me ha movido el objetivo, como habitualmente me sucede cuando lo extiendo a su mínima distancia, porque tengo la mirada fotográfica perdida, o porque mi ojo derecho permanece algo anestesiado tras la extracción de la púa-pelusa de la chumbera fina. Un mes y pico, calculo, ya no recuerdo bien, con una púa (probablemente más) clavada en la parte interior del párpado mide la distancia entre una mirada clara, mi propia torpeza al no detectar, y mi contumacia, burrería para entendernos, la negación del dominó como decía mi padre, la incapacidad para desarrollar estrategias que procuren mi bien.

Aunque hasta la misma administración pública, esa de la que tanto protesto y protestamos (idiosincrasia española), pusiera a mi disposición los medios para salvaguardar mi salud aunque solo fuese en este caso física, u óptica.

De siete y diez de la tarde a diez y diez de la noche. Tres horas, 50 kms de ida (veinticinco minutos) y otros tanto de vuelta, más media hora de paseo que dista entre el hospital y mi casa en Sevilla para volver a recoger el coche con las dos perritas. Resultado, ojo sanado. Bueno, ojo sin ya chumbera que podría haberme crecido (aún hay posibilidades de que agarre en la fertilidad de mi párpado, si no un higo chumbo, un hongo, ya no sé si dulce, pero seguro que sin espinas o púas) si en vez de un mes y pico, tardo tres meses en aceptar ir al médico.

No sabemos lo que tenemos. No sabemos valorar lo que tenemos, como tantas otras veces he dicho, en ningún ámbito, saber apreciar el bien que nos llega. Cuando la oftalmóloga me extrajo la púa, que yo creía que ya no existía, y sentí el inmediato alivio, automáticamente pensé en la ley del PP por la que la mayoría de los inmigrantes en España no tienen derecho a una asistencia médica gratuita. Qué se habría hecho el inmigrante de turno sin posibilidad de médico caso de estar en mi pellejo. Porque yo he estado a punto hoy de arrancarme el ojo. Una tuerta más, ¿cuántos tuertos entre inmigrantes porque ya no pudieran soportar más el dolor?

Recuerdo una entrada de este blog allá por sus comienzos cuando Berlusconi negó lo mismo a los inmigrantes allí en su feudo.

No sabemos lo que tenemos, reitero, repito con altavoz ecoico incluido. En este país el deporte nacional ha sido y es el quejarse por absoluto gusto. El protestar sin antes (saber) valorar. El renunciar, pisotear, machacar lo ganado, lo proveído, o provisto, por la historia y la lucha, sangre y muerte por en medio, es decir, dolor, de tantos anteriores a nosotros. Y así nos va. Y así seguiremos sin levantar cabeza, ni como nación, aunque me importa un pimiento el nacionalismo de cualquier tipo, ni como simple grupo humano.

Sigamos protestando, sigan dando votos a la derecha en las próximas elecciones (esto sí me importa, el no dárselos, claro). Cuando se les clave una púa en un ojo y, por no disponer de un trabajo, como en tantos países sucede, tengan que, primero, buscar un oftalmólogo durante un domingo por la tarde y además dispuesto a trabajar, y después abonarle los honorarios, caso de que, aun sin trabajo, dispongan del montante pertinente, normalmente elevado, sigan protestando. Pero háganlo contra ustedes mismos. Yo al menos apenas gasto de las arcas del estado. Apenas, no, nada comparado con lo contribuido, salvo un parto, un aborto y esto. El segundo, aborto, se lo ahorré a las susodichos arcones. Por pura renuencia personal, burrería, para entendernos, por volver al principio. Aunque eso sí, aún me queda cerebro de no burra ("ojos de burra tiene") para saber valorar que vivo en un territorio, donde lo que a mí hoy me ha salvado de meter la cabeza en un pozo hasta ahogarme o sacarme el ojo con mis propias manos, puede proteger a otros como yo, aunque no hayan nacido, azar, bendito azar, bajo la nacionalidad española.

Por cierto, también bendito territorio donde las chumberas (y no precisamente las finas) crecen por doquier hasta lograr constituir cierto alivio económico para muchas familias, Andalucía.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Adiós a las palabras

Leo que la Universidad de Atenas suspende sus actividades, que no hay inicio de curso académico a causa de las restricciones impuestas por la troika (la troika, la troika, ¿quién coño es la troika?, el nuevo tirano la nueva dictadura que soporta Europa). Me horrorizo. Pero el horror llega al TERROR cuando compruebo que en ninguna red se está hablando de ello, que en ningún periódico aparece un titular con la noticia. 
¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO? ¿ES QUE NADIE LO VE?


¡¡A LAS BARRICADAS!!

domingo, 28 de julio de 2013

EL PP, RAJOY Y LA CONTRA-ÉTICA

Los odio, con toda mi alma y mi corazón. No sólo han sido capaces de quitarle la alegría a este país sino también de llevar la tristeza y el dolor hasta sus máximas consecuencias. Y siguen. El PP, la derecha, la puta derecha española, llevada al poder, ¡por tantos españoles! Por activa y por pasiva. Inocentes, inocentes esos españoles. Ignorantes, la mayoría. Indecentes, muchos. MUCHOS. Y siguen, y siguen, y siguen. Provocando dolor, y provocando dolor irreparable de por vida, sin consuelo.
Si equivocarse puede resultar fatal, pero humano, peor es decir, ¡yo no he sido! Humano, sí, pero indignante. Resumen en sí mismos la contra-ética. NO demonizo. Son humanos. Humanos con poderes que les han sido otorgados.
Ya es la segunda vez. Galicia, desastre, tragedia y PP, y Rajoy. RAJOY ¿Hasta cuándo?
Hasta cuándo vais, sí, VAIS, a seguir permitiendo que ellos NOS GOBIERNEN.

domingo, 30 de diciembre de 2012

Generaciones equis y año nuevo

Generaciones equis y año nuevo

Acabo de cumplir cincuenta años. Desde mis veinte casi exactos oigo hablar de ella, de la generación “x”, de la generación perdida. Era la nuestra. Para nosotros. Salíamos al pairo del paro que llevaba décadas azotando España con nuestro título universitario bajo el brazo. En cuarto de carrera tuve conciencia de hacia donde me abocaba mi elección en la vida como estudiante: sólo había dos salidas por entonces, ni por tierra, mar o aire. O las puñeteras oposiciones para profesora o al paro, paro en el que la mayoría llevábamos apuntados desde que cursamos los antiguos niveles secundarios, en mi caso desde los 15 años (tercero de bup). Por aquel entonces era legal trabajar a esas edades, como la mayoría hacíamos a la vez que estudiábamos.
Pero ni por esas. Toda nuestra adrenalina cargada de utopía de la que nos alimentamos algo descompasadamente (el 68 francés no era nuestro ni por ser de nuestros padres, porque a ellos no perteneció, eran mayores; sólo y quizás podían sentirla como directamente heredada  esos que tenían la suerte de tener hermano "muy mayor") la apostamos en la lucha por esta democracia que hoy, y gracias a unos pseudo-utopistas sin dos dedos de frente, que solo han conseguido confundir aún más al personal, más el consiguiente desgaste de aquellas generaciones sesenteras una vez bien asentados en el poder en las pasadas décadas, está casi herida de muerte.
No me lo creo.
Lo de herida de muerte.
Generación equis. Sonrío muy irónicamente. Generación perdida la de nuestros padres, hijos de una guerra. Sin embargo tuvieron los arrestos necesarios para seguir adelante cuando sobre ellos sólo planeaba el vuelo de una dictadura de verdad, una dictadura que no permitía casi ni pensar, y de la que algunos cerebros, más o menos privilegiados, prefirieron escapar. Un sistema bajo el cual, acercarse a una biblioteca pública estaba no bien visto, una generación en la que mientras unos tuvieron que dejar estudios por sacar a su familia paternal adelante, otros tuvieron que criarse bajo el secreto de la orfandad. Entonces no existía ni el paro, ni casi seguridad social. Ellos, ellos fueron la verdadera generación equis. Y de ella hace ya más de cincuenta años.
Pero a todos nosotros nos parieron, y con nosotros a los que detrás siguieron llegando bajo un país con una democracia instaurada por referéndum popular, sufragio universal. De todos los españoles. Todos.
Este país, cuyos ciudadanos al parecer sólo se caracterizan por estar preparados para el acto del a ver quién mejor los pone sobre la mesa o bajo ella (o verdugo o víctima), necesita dosis de racionalidad para saber asumir papeles en la historia, dejarse de victimismos absurdos y ponerse a trabajar con las dos pelotas que normalmente sólo sabemos echar a la banda (tan dados somos que cuando la poseemos en vez de balón vemos dos cubos exactamente cuadrados e insusceptibles de salir rodando), cuando una, aunque ya no suele divertirse viendo el fútbol, sabe que la única forma de meter el gol es no perdiendo el dominio del esférico y llegar a puerta antes que los otros hayan armado su defensa.
Y es que en este país sucede como cuando la selección española perdía todos los partidos en los mundiales o en los partidos internacionales que solía ver con mi padre: en cuanto marcaba el primero, ya se sentaba en la poltrona, equipo al completo, con lo cual solía terminar perdiendo. Claro que peor sucedía cuando no conseguía marcar al principio: no había quien sacara del agujero de la depresión al equipo. Mi padre y yo jugábamos apostar a cuánto quedaba España, normalmente siempre alegrándonos de la victoria del equipo extranjero.
Y es que no hay nada mas desagradable ni humanamente incongruente que desear que gane quien va de víctima, quien escoge ese papel allá en el reparto. Resulta mucho más cómodo sentarse a descansar que pelear por ganar, o al menos, intentar quedar como el nivel real de juego que se tenga. No hay mayor injusticia ni mayor descalabro que apostar por perder.
Y así nos va.
Y así nos ha ido desde hace siglos.
Y así seguirá siendo por los siglos de los siglos a menos que nazca (rezo para que ya lo haya hecho) la generación sin complejos de haber nacido en España, o como mínimo en esta Península Ibérica (una revolución de los claveles, ¿habrá nombre más hermoso para una revolución?, y una transición ejemplar, sí, ejemplar, nos contemplan).

Pero eso sólo dependerá de la educación que las distintas generaciones equis (al parecer en eso sí somos los campeones) demos a los que vayan llegando. Como siempre.
Como siempre.

sábado, 1 de diciembre de 2012

El culo del mundo

Despertarme, comenzar a recordar los pensamientos de anoche antes de acostarme sobre lo que está sucediendo en este país, contestarle a una amiga un correo intentado explicarle por qué ni ganas de escribir me quedan hablándole de lo que sucede y ponerme a llorar. Este es mi despertar. Así me lo vi llegar sobre Junio, en ese estado de postración anímica me encuentro.
Aún no entiendo cómo los españoles podemos estar aguantando tanto. Ser gobernados por una pandilla de fascistas y mafiosos que han llegado al poder por los votos de unos ciudadanos que hoy se arrepienten de haberlo hecho. En 30 años de democracia jamás había observado ese comportamiento en la población electora, arrepentimiento público por el a quiénes dieron su voto, jamás, y no creo que algo así haya sucedido en ningún país de nuestro entorno cultural nunca.

Todas las medidas económicas que este gobierno proyecta y pone en marcha no van encaminadas a la salida de una crisis económica. Si hay que recortar gasto, no debe jamás realizarse incidiendo en aquello que alivia a la población más necesitada ni en lo que mantiene la única esperanza para que el país pueda seguir avanzando a pesar del mal momento económico, la educación. Es de cajón, es de pura lógica doméstica. Si en un hogar se vienen abajo los ingresos, no se recorta en lo básico, en lo imprescindible. Se prescinde tan sólo de lo superfluo, de los pequeños lujos que nos permitimos, en vez de comer marisco se comen papas con huevo y en vez de comprar ropa para los hijos en establecimientos de marca se le compra en los más baratos, o se le cose o se acude, como toda la vida se ha hecho a vestirlo con lo que pueden heredar de amigos o familiares, y no pasa nada. Lo importante es mantener al niño alimentado y abrigado, acomodado, confortable en su casa, rodeado de afecto que le reporte seguridad para que pueda seguir llevando adelante un crecimiento psicológico sano que le permita poder seguir adelante con sus estudios, su formación académica y su evolución humana.

Eso, llana y simplemente, es lo básico.

Si existe una persona mayor, el otro extremo de debilidad en el grupo familiar , se le compran a ella las medicinas antes que a nadie. Al que sufre, al más débil, al con menos defensas, a ese, es al que más se protege.

Pues bien, y extrapolando esta situación a la del país, este gobierno está haciendo exactamente lo contrario. Promueve políticas de desempleo, promueve políticas macroeconómicas que tan sólo favorecen a los que más tienen, es decir a los menos débiles, y lo más doloroso aún, en esta razzia salvaje pero con ley en la mano a golpe de decretazo, desmantela la poquita educación básica en ciudadanía, conciencia política, que este estado había adquirido. Es decir, como si al niño que hoy carece de algún capricho encima nos liamos a darle guantazos y maltratarlo. ENCIMA.

Estamos ante la puesta en práctica de la mentalidad de un grupo social como el burgués decimonónico llevada a sus últimos extremos: la práctica de la ocultación, del tabú, la abolición de derechos sagrados, la iniquidad en la justicia, la práctica de mecanismos propios de mentes ultraconservadoras, en definitiva, el intento de desmantelamiento en esta España del siglo XXI de lo que el país había logrado avanzar conforme a la tendencia natural del hombre de hacerse cada vez más solidario, más consciente del otro, más abierto al extraño a él, más amoroso en definitiva.

Cuando se lee que un político como el señor Aznar, un ejemplar político que en mi mente sólo puedo calificar coloquialmente como un niñato impresentable que jamás debería haberse metido en política, un niñato al que la estrategia de un grupo de izquierda como Izquierda Unida ayudó a llevar al poder hace ya alguna que otra década, cobra por tan sólo ser asesor de un grupo económico como Endesa la cantidad de 17.000 euros mientras la mayor parte de la población de este país no va a poder ni comprarse mantecados para esta navidad sólo me entran ganas de una cosa: rezar porque nazca un grupo terrorista que pase por las armas a todos los sinvergüenzas que ganan más de 3.000 euros al mes.
Esto con la sangre a revienta calderas.

Pero como no soy una fascista ni una terrorista sólo hago esto, escribir donde puedo. Alentar a los españoles DE BIEN, si es que alguno queda, a que reconozcan que antes de las elecciones se dejaron lavar el cerebro por la explosión alegre y callejera de una "revolución" que venía protagonizada por, por un lado, personas que tan sólo supieron protestar cuando su poder adquisitivo se vino abajo, sin tener en cuenta que todo eso se hacía bajo el gobierno de una izquierda, y que por tanto, si la reacción era contra un gobierno de índole progresista sólo podría salir favorecido una corriente ideológica de derecha. Puro baile histórico social que se aprende en párvulos. Se protestó contra una política que hasta el año pasado mantuvo a salvo como pudo los avances sociales en este país, la cobertura básica de las capas sociales más necesitadas, no de esas que no tenían ya para poder pagar pisos en propiedad, y se intentaba mantener un sistema educacional, que con todos sus defectos, al menos garantizaba el acceso a la educación de todos los españoles, fuera cual fuera su nivel económico. Este movimiento “revolucionario” de vodevil, porque eso es lo que fue, un movimiento de vodevil, fue aprovechado por los remanentes de grupos de mentalidad fascista que aún subsisten en esta España de dios, grupos que habían permanecidos aletargados como hibernando durante el desarrollo de treinta años de democracia, incluso dentro de tendencias que equivocadamente se relacionan en general con movimientos progresistas, la facción que se conoce como alentadora de una república. El español en general está equivocado. Siendo republicano, como yo misma lo soy, no significa que se sea progresista. Franco era republicano, todos los fascismos han sido republicanos. Excepto partidos de solvencia demócrata reconocida no conozco a ningún otra asociación que luche por la restitución de la república en este país en donde se especifique claramente que su ideología sea progresista, salvo quizás la masonería. Si no se especifica, su ideología puede ser la fascista, hábilmente disimulada para los más incautos, aunque luzcan bandera republicana. El español debe conocer esto, pero el mal es que la mayoría de los españoles no lo saben. Así se introdujeron en el movimiento 15M , así aprovecharon esa oleada de protestas para conseguir lo que hoy está sucediendo, que grupos y apellidos de influencia llegaran al poder ocultamente de la mano del mismo pueblo que por no tener las cosas claras políticamente votó a un partido que puede servir de herramienta para socavar el estado de derecho español, lentamente, disimuladamente, velados tras la estafa de esta crisis. Aprovechada y alentada por ellos. No se podía oír eso de “ni de izquierda ni de derechas porque todo es lo mismo” sin temer lo que eso significaría en un futuro: exactamente lo que estamos viviendo y que pienso es tan sólo el comienzo.

Entran ganas de llorar. Yo luché desde mi modesta posición como estudiante primero y después como ama de casa y madre porque este país llegara a lo que llegó, a ser un estado casi referencial en cuanto a política sociales internas y hasta internacionales. Un país al que tras cuarenta años de dictadura comenzaba a tenérsele en cuenta en los foros internacionales, un país que tenía algo que decir en el mundo, algo que decir para el logro de un mundo mejor, más solidario, más justo. Y hoy sólo contemplo, por un lado la falta de conciencia ciudadana y por otro las acciones que sólo puedo calificar como de criminales por parte de un gobierno de ultraderecha.

Ahora mismo no hay solución. El partido popular tiene la mayoría absoluta. Su política nos aboca a un callejón sin salida. Esto es una democracia. ESTO ES UNA DEMOCRACIA. La única pasa porque todas esas mentes pseudo brillantes que lideran partidos, corpúsculos diría yo al nivel que hoy nos movemos, porque hasta el PSOE está dividido, se dejen de tonterías y de una vez por todas actúen como, si no los ciudadanos de este país merecemos, al menos sí los siglos de historia que este país lleva a sus espaldas y se unan, DE VERDAD, se pongan a trabajar para que en cada ente administrativo donde estén presentes se impida, legal y democráticamente, la puesta en práctica de las políticas promovidas por estos leguleyos del gobierno y sus correspondientes grupos de presión. Para mí no son legisladores. Ni siquiera políticos. La política es algo muy serio, compañeros ciudadanos de todos los estratos sociales, muy serio y un ejercicio muy noble. La política consiste en intentar arbitrar mecanismos legales que lleven a la convivencia en paz de todo un estado que no es un gobierno. Un estado lo conformamos todos los ciudadanos que nos comprometemos a vivir bajo una ley común, y es responsabilidad nuestra que este estado no termine por perder lo poco que había conseguido tras más, mucho más, de 3000 años de historia.

Si el individuo no se conciencia, el individuo como ciudadano anónimo y el individuo que da la cara en la política, o en los juzgados, o en los hospitales o en las escuelas, si el individuo no se conciencia, repito, este país está abocado a sufrir no ya una depresión económica, sino una social y psicológica, que por otro lado interesa a los grupos de poder A-políticos. Un ente, un cuerpo social depresivo no sirve para nada, es manipulable, está gobernado por el miedo (en ese sentido acuso a este gobierno de llevar acabo una política de terror contra el propio pueblo que lo elevó al poder, es decir está cometiendo terrorismo de estado, así lo digo, con todas las letras) y por la tristeza. Una persona con depresión tarda en recuperarse años. Un país en depresión tarda generaciones completas en recuperarse. En tres años se podría estar saliendo de la crisis económica, pero ni nuestros hijos, ni nuestros nietos, ni siquiera los hijos de nuestros nietos conocerán a un país sano psicológicamente hablando.

Esa es la HECATOMBE.

Eso es lo que está provocando este gobierno. Y eso sólo lo puede evitar la conciencia de cada español de a pie y de grupo político, sean cuales sean sus siglas. UNIÉNDONOS.

Fuera la ironía, fuera los sarcasmos, luchemos sana y rigurosamente por la mente de este país que somos todos.

Y si no, recauden entre todos dinero para pagarme a mí y a mi familia unos billetes que nos permitan emigrar a la otra punta del globo terráqueo. Lejos de un territorio, mi territorio también, que podría ser el mejor del planeta (¿han observado alguna vez su posición geoestratégica en un mapamundi?) y que hoy por hoy va camino de convertirse en el culo del mundo, si es que no lo es ya.

Todo por la culpa de la falta de conciencia. Todo y tan sólo por eso. Tan sólo.


Sofía Serra, 1 de Diciembre de 2012

lunes, 26 de noviembre de 2012

El encuentro IV

Os he vuelto a leer, he recapitulado tratando de dar con ese camino donde podría haberme desviado. Pero no, no hay desviación, estoy donde estaba, donde tengo que estar, donde mismo comencé sino que con más hecho, que es lo que me da la dimensión del avance. Lo que soy y pienso os lo debo. Debo seguir, no estaba equivocada, todo lo que lanzasteis al mundo ha ido impregnándolo, así como a mí. Pero necesito avanzar, igual que el mundo. Y encontré un modo de contribuir a ese avance, mi herramienta es la poesía. Escribirla, hacerla con lo que tenga a mano.

no los que griten
serán los oídos.
sino las gargantas.

Despertarme llorando a Kant
por no haber perdurado,
no haber calado en el hombre

Los cabezos amarillos siguen su curso
caminan sobre la arena
y yo con ellos.
Debo mover alguna ficha, aunque sólo tengo una oportunidad, o ella me tiene a mí. Pero me desespera no saber qué lleva dentro de su bolsa esa “oportunidad”.

Leer a Kant y volver a reencontrarme con el ideal de hombre con el que sueño, todo es lo mismo. Sueño, pero ¿es que es tan difícil de comprender y llevar a la práctica su teoría política? Para nada. Cultura, sólo hace falta cultura. Es el único camino.
La clase política ha desviado su camino en cuanto que el ciudadano (del que también forma parte los individuos que en determinado momento hacen de políticos en el supuesto de un estado republicano al modo que lo describe Kant) no ha terminado de ser consciente de cuál es su papel. El estado se fundamenta en la existencia de la persona y el establecimiento de un pacto entre ella y el resto para hacer posible la coexistencia de sus derechos innatos: la igualdad y la libertad de cada uno. Ese pacto es la ley, que emana del derecho, del derecho del hombre a vivir con sus derechos innatos, de la justicia para consigo mismo, que no es otra cosa la clave del derecho, del derecho de cada hombre a que ninguno, puesto que todos iguales (igualdad) ponga en peligro los derechos del otro. A través de esa ley emana el concepto de estado: estado, situación de un conjunto de hombres que deciden vivir bajo una ley común que los vincula y obliga a la vez que garantiza su vida individual (libertad) y comunal en paz e igualdad. Luego el estado deriva de la misma necesidad y deseo de cada individuo de poder vivir en libertad e igualdad conforme a sus derechos. Luego el estado, la pervivencia de ese estado que garantiza el derecho de todos, es responsabilidad de cada individuo, de cada persona, no importa en qué papel le toque vivir su desarrollo como persona, como si es variable a lo largo de su vida.
La persona que ejerce de político es tan ciudadano como el que más. El ciudadano nunca puede olvidar su papel como tal, puesto que entonces el estado se pervertiría. Y esto es lo que constantemente se olvida por parte tanto del votante como del elegido para representarlo.
Sólo es necesaria la conciencia, y la consciencia, para que el sueño del estado universal pudiera ser declarado de facto. Y ambas sólo pueden adquirirse mediante la extensión del conocimiento. Cultura. Cultura es el conocimiento del ser humano. De lo que somos.
Educación.

No, no me había desviado.

Kant apenas años después de la revolución francesa, la supera rompiendo con el despotismo ilustrado. Parece como si su pensamiento la obviara abstractamente, y congruentemente, puesto que la revolución francesa no fue más que continuación del anterior régimen sino que pervirtiéndolo, de tal forma que lo llegado por mucho que acabara con ciertas injusticias sociales, no podía ser positivo per se. Toda revolución sociopolítica parte de una perversión, por muy buenos instintos que la impulsen, puesto que actúa sobre lo malo o detestable revolviéndolo, no dándole la vuelta, que sería la subversión. y no es ese el camino para el progreso (el de la perversión), entendido este como el mejor desarrollo del potencial humano en base a adquirir una forma de convivencia que garantice los derechos innatos de todo hombre.
Otra vez cultura, educación adquisición de conciencia de cada individuo de que el otro tiene los mismos derechos que uno mismo. Y que es deber de cada uno velar por los derechos del otro, en cuanto que cada persona, cada ciudadano es parte no ya necesaria, sino fundacional de ese estado.

Debemos comenzar por renombrar las cosas. No existe la clase política. Existe la función de representantes, y en un estado todos podemos serlo. La política es algo serio y nos atañe a todos, independientemente de nuestro papel en el estado que entre todos hayamos creado.

(Lunes, 26 de Noviembre. Sofía Serra)

viernes, 9 de noviembre de 2012

La primera piedra

Duermes. Anoche me acosté antes de tiempo soñando con dormir 8 horas seguidas. DE 10 a 6, calculé. Me despierto a la una. Hay algo que no funciona y no son los somníferos. Mi cerebro está atascado, saturado, no consigo pensar con claridad. Tampoco dormir con oscuridad. Ni durante el día.

Pensar en la huelga general me aturde. Me roban los conceptos desde hace muchos años. Nunca me he sentido representada por nadie ni por nada. Cuando la mayoría de los compañeros de universidad decidían dedicarse a hacer oposiciones para instituto, yo me negaba a hacer el CAP, el Curso de Adaptación Pedagógica (si no lo realizaba ya no podría presentarme a ellas, fue mi truco ante la insistencia de mi padre), seis meses en los que se supone la gente adquiría los conocimientos necesarios para convertirse en responsables de la transmisión de un saber a adolescentes. Me escandalizaba. Había dado muchas clases particulares (y no tan particulares, algún colegio , alguna academia de verano) desde los 15 años como para saber que las clases que pudiera impartir serían productivas. Los niños aprobaban en sus posteriores exámenes, lograba transmitirles mis escasos conocimientos del momento. Sobre todo recuerdo que lograba enseñarlos a estudiar, esa era la clave. Si aprendes a estudiar, si se te enseña, aprendes, absorbes conocimiento. Pero la experiencia vivida en un colegio me llevó a decidir nunca más ejercer la enseñanza. No tenía delante alumnos, tenía delante a sus padres, a sus padres simbolizados por la nula educación que esos chavales habían recibido en esas familias. Resultaba una frustración absoluta. No podías abrir las mentes que habían sido tapiadas a cal y canto, de 13 a 17 años, adolescentes cuyo único sueño consistía en estudiar la carrera que más dinero pudiera hacerles ganar. Lo pensé, lo VI: estos son los que nos gobernarán en un futuro. Cuando yo sea mayor, pensé, estos formarán parte de los cuadros activos del país, sus gobernantes, sus abogados, sus médicos, sus empresarios, sus trabajadores, los futuros padres. Y me horroricé. Y sobre todo me negué a seguir alimentando ese sistema.

Mi torpeza fue no prevenir, no comprender de qué forma podría afectarme a mí personalmente que el estado en el que vivía fuera a ser gobernado por esos clones de sus padres, clones con 15 años de adultos de 40 años. Clones. Sin adolescencia, sin sueños, sin ideales, lo único que distingue a un adolescente: su ilusión, su pathos.

Los responsables del colegio no eran exactamente responsables de nada. Se lavaban las manos, pude comprobarlo en la distintas reuniones de profesores que se mantuvieron mientras yo estuve impartiendo clases. Sólo querían poder cobrar las diferentes mensualidades que los padres abonaban. El sistema pedagógico brillaba por su ausencia. Y hasta el del mantenimiento. Aulas cuyas puertas no cerraban bien, cuyas pizarras se caían de viejas, aulas sin libros: ¿dónde se iba el dinero? A los padres no parecía importarles esa cuestión. El colegio compraba solares adyacentes con el fin de poder ir ampliando sus instalaciones: aulas de judo, de gimnasio, aulas de preescolar, más niños, más adolescentes, más horas en el colegio. Los padres contentos. Menos tiempo con los que tener que bregar con sus hijos a cambio de dinero. Vendían la educación de sus hijos. El colegio compraba mentes para no formarlas. Nació el rebaño, nació el rebaño de dirigentes, de votantes, de electores, de ciudadanos.

Esa generación fue la que cuando desplegó sus alas de madurez se asentó como cuerpo activo de una sociedad: votantes sin ideología propia, votantes sin ideas, votantes sin pensamiento. Empresarios sin formación humana, sin conciencia de responsabilidad social, sin conciencia humana. Políticos sin conocimientos históricos, sin conciencia legal. Médicos sin vocación, maestros sin vocación. Responsables juristas sin conciencia del derecho, de la ley al servicio del cuerpo social, sin conciencia de responsabilidad social. Funcionarios sin conciencia de servicio. Obreros sólo pendientes de sus vacaciones. Sociedad de clones, cuerpos de personas emergidos sin haber pasado por el natural estado embrionario del conocimiento. Clones que llegaron a su esplendor durante los periodos de implantación de la llamado sociedad del bienestar.
Sin educación familiar, sin formación académica responsable, se les dio después todo: la molicie y la corrupción llegó.

Nada puede extrañar ahora. Yo casi ya no me escandalizo, ya he pasado al aturdimiento, como si mi mente no pudiera soportar más collejas que las vivencias experimentadas y la realidad contemplada me hubiera dado. Algo así como si me hubieran batido el cerebro. Descerebrada. Casi. Solo casi.

El motor arrancó con graves deficiencias de funcionamiento, tuvo la potra de poder arrancar. Me negué a alimentarlo. Decidí situarme en el extremo opuesto del espectro social. Allí, donde estaban los que la misma sociedad apartaba de su funcionamiento, los relegados, los marginados, los que por uno u otro motivo no se adaptaban a la locura y eran excluidos por esta sociedad. Y psicológicamente situada desde ahí he visto evolucionar todo. Sino que sin perder mi conciencia de ciudadana. Lo que se te enseña en la niñez no lo olvidas nunca. El poso mental que adquieres en la juventud, te forma como persona. Desde ahí he educado a mi hijo, he mantenido emocional y psicológicamente a una familia y he desarrollado lo que las circunstancias me han ido permitiendo. He cumplido con mi papel en la sociedad desde mis valores individuales, desde mi conciencia. Pero la sociedad nunca me ha respondido, nunca me ha correspondido. Nunca he obtenido nada de ella. Tampoco se lo he pedido. No he querido pedírselo.

No me he sentido representada por nada ni por nadie ahora ni desde mi premadurez, pero acepté mi responsabilidad como ser humano, como persona.

Estoy en huelga desde los 21 años. Hoy los sindicatos me roban la huelga. Los que hoy hagáis huelga llegáis a MI huelga. Pero es tarde, muy tarde. La conciencia de un corpus social no se forma en un día. Pasarán dos o tres generaciones hasta que este país tenga arreglo. Yo ya no viviré para contarlo.

No creo ni en vosotros, partidos políticos, ni en vosotros, sindicatos ni, lo que es peor, creo en vosotros, copaisanos de este estado que se llama España. Mi vida se ha desarrollado al margen vuestro, al margen, con todas sus consecuencias, de la implantación del sistema del bienestar, al margen de los beneficios de un estado de derecho, marginada en sus beneficios, implicada en todos su detrimentos, de ahí no se escapa nadie a menos que se sea multimillonario. No quise contribuir a la locura, aunque la locura luego se cebara en mi vida. A cambio os dejo lo mejor de mí: una mente brillante y una conciencia joven con una ética impecable que algún día, ya lo hace, contribuirá a la regeneración de una sociedad podrida. Una sociedad ni siquiera vertedero, por lo que no puede ni fermentar o explotar. Una sociedad humo. Un humo que ya me asfixia.

Tal vez por eso me refugio en el arte y en la poesía, lo único puro que sé que queda, la última expresión del ser humano, aunque también la hayáis corrompido en su noventa por ciento.

Anoche me acosté a las 10 pensando en la huelga del 14N. Son las tres de la madrugada. Me despierto pensando en ella aunque ni me va ni me viene. No soy trabajadora, no figuro en la lista de desempleo, no cobro nada del estado ni de ningún otro “empresario”, no voy al médico y las pocas medicinas que por ahora necesito consumir me las pago cuando tengo. Sólo soy persona. Escribo esto porque nunca abandoné la enseñanza, sólo me negué a ganar dinero con ella. Quería poder seguir manteniéndome libre, libre de una sociedad de locos. Y no contribuir a su locura. Mantenerme libre y con mi conciencia limpia. Aunque me haya pringado hasta la médula,  puedo tirar la primera piedra. Aunque sólo quiera hacerlo en forma de letras.

Sofía Serra

miércoles, 10 de octubre de 2012

GANAS DE VIVIR

(Convierto en entrada un comentario que he dejado en la anterior, disculpas por las erratas y por las palabrotas, pero ahora mismo no soy literata ni poeta, tengo que ponerme a limpiar la casa y  a trabajar en mis cosas (fotografía, poesía, síiii)y ME URGE hacer esta entrada para poder enlazarla donde pueda)


"¡coño, pues eso!, si ya lo sabemos por qué seguimos echando cuenta?, ¿por qué somos tan idiotas?... aquí hay intereses mucho más complejos que los que imaginamos. Un país débil, un país muerto interesa geopolíiticamente por otros muchos motivos. Yo me levanto todos los días, yo todos los días trabajo en mi casa,  veo a los niños ir al colegio, a sus padres y madres al trabajo, mi marido se levanta todos los días a trabajar aunque lleve dos meses sin cobrar un puto euro, mi hijo va a sus estudios, la gente escribe entradas en sus blogs, las hormigoneras suenan en la obra de al lado, el cartero llega, la tienda abre, la panadería sigue trayendo huevos frescos todos los días, en España se trabaja, sea de una forma o de otra, ¿qué hay menos dinero?, vale, ¿que hay menos lujos?, vale, pero no me creo , no voy a creerme más la mierda que nos quieren vender, que todos los días es igual, te despiertas y sólo oyes el lenguaje que ellos quieren que oigamos, hasta inventan palabras que antes ni conocíamos.
¿Alguien recuerda como cuando lo de las torres gemelas hablaban una y otra vez, recordaban cómo para los árabes España era el paraíso soñado?, en toda la cultura árabe, en toda, subyace Al-Andalus como el territorio soñado, ¡qué consiguen políticamente anulando a este país, convirtiendo a su pueblo en un puro zombi, que es lo que están consiguiendo?... que los árabes no tengan con qué soñar... sólo tenemos que relacionar el estallido de las revueltas árabes con el 15 M español..¿no os extraña que EEUU no haya intervenido en Libia tras el lío de las embajada hace quince días? ¿no os extraña que entre Turquía y Siria haya estallado precisamente en este justo momento algo y la otan aparentemente se haya cruzado de brazos?
¿Qué significa un territorio como el español ( y el portugués para más inri, ¡y Grecia para más inri todavía!  anulados como países, como estados?..el control del mediterráneo, d euna punta a la otra..¿y para qué controlarlo?... pues simplemente para poder llevar a una cultura islámica hacia un mundo más occidental, menos peligroso para ciertos intereses.
Y no es que me parezca mal que se intente luchar contra los fundamentalismos de cualquier tipo. Lo que es criminal es que para ello se tiren de los hilos de la psicología de un pueblo, que es el español, que es el portugués, que es el griego para simplemente poder hacerse desde resortes invisibles para el común con el poder de esos lugares.
Ni siquiera nuestros políticos, sean de un signo u otro pueden hacer nada contra esto, y lo que podrían hacer, no saben hacerlo, pero nosotros como individuos sí podemos, no dejarnos amilanar, no caer en el pesimismo que quieren imponernos, joder, mientras haya día, hay vida, hay motivos para sonreír , trabajamos, nos deslomamos, ¡no me creo nada de lo que dice el FMI!..¿que no está bien repartido, que hay muchísimo paro?... de acuerdo... pero por esas circunstancias ahora mismo nadie se muere, joder, en españa no muere nadie de hambre. Y mientras haya comida y cerebro hay esperanza, hay vida, y si hay vida hay deseo de seguir para delante e ilusionarse. Que se vayan a insuflar pesimismo a sus putas carteras.
Como he dicho en twitter, un pueblo sin ilusión es un pueblo muerto. Eso es lo que se pretende en España, y por lo menos conmigo no van a poder, y os habla una que no tiene ni para pagar la luz casi... pero me da igual!, me alumbro con vela y si no con el sol que para eso es de todos de verdad, y si no, ya empalmaré el contador...joder, mucho miedo es lo que hay en este puñetero país, sólo eso, MIEDO.

Y MIEDO, ¿A QUÉ, jolín, a quéeee?... ¿a perder una casa?, ¡a que nos metan en la cárcel?... ¿Y QUÉ?

¿Y QUÉ?

Yo sólo tengo miedo a que me quiten las ganas de vivir, y eso es lo que están consiguiendo con el pueblo español, y eso es lo que hay que evitar a toda costa, y ESO sólo depende de cada uno de nosotros. NO necesitamos ni congreso, ni bancos ni siquiera dinero para poder seguir teniendo ganas de vivir."

¿POR QUÉ Y A QUIÉNES?

¿Por qué interesa alimentar la desesperanza en España?
Si damos con la respuesta, saldremos de la barbaridad en la que nos han metido.
Esto se viene gestando desde hace más de 10 años.

viernes, 5 de octubre de 2012

Vi (ñ) etas

Se han descargado así desde el correo, yo he tenido que añadirle la "ñ" , ... las cosas





















sábado, 21 de julio de 2012

Advertencia a los cerdos de pata blanca

Si vuelvo a recibir un correo como el del que copio parte abajo, sepa el contacto que me lo envíeque automáticamente me iré con copia certificada y dvd con todo lo que haga falta al más próximo juzgado de guardia para promover denuncia por apología del fascismo, y no hablo de terrorismo porque aún no han aparecido en mi puerta con pistolas, pero sí podría denunciar por terrorismo verbal, presente en el código penal español como falta, como el que padecí el año pasado.
REPITO, denunciaré con nombres y apellidos.

Me produce una infinita vergüenza que en este estado DEMOCRÁTICO haya inconscientes de la envergadura mental de una seta de cuentos de hadas y enanitos del bosque (amanita muscaria, la de los lunares blancos. Como sevillana los reivindico, a los lunares,  como diseño de los tejidos de los trajes de flamenca).
Las luces, para el cerebro y para el lunes de alumbrao.

(Copio dos fragmentos, me niego a ensuciar mi blog con semejantes estupideces, pero como toda estupidez, peligrosísima. La estulticia, la estulticia es la causante de todos los males. Lo digo yo que para eso lo  SÉ MUY BIEN.)
(Lo rojo y en cursiva mío, lo en negrita subrayado por mí.)

(el susodicho correo que espero no recibir más, ...ya van diez... )

OCUPA EL CONGRESO.
.....................................

¡Atención!, esta puede ser la próxima y definitiva movilización ciudadana a partir de la cual se inicie el proceso de cambio en el que se deje atrás el régimen vigente y se sienten las bases para una verdadera democracia.
.............................................
La acción es clara y contundente:
El próximo 25 de septiembre se llegará a Madrid de forma masiva desde todas partes de España, con el fin de rodear el Congreso de los Diputados y permanecer allí de forma indefinida, hasta conseguir la disolución de las cortes y la apertura de un proceso constituyente para la redacción de una nueva constitución, esta vez sí, la de un estado democrático. (directamente imputable, copia del mein koumpf)

Toda la ciudadanía está invitada a participar, ya sea a modo individual o a través de asambleas, plataformas ciudadanas, etc.
El cambio es necesario y va a ser liderado por el pueblo (¿y acaso creeis que hasta ahora ha votado el ganado estabular?) 

MANIFIESTO:

Nosotras, personas comunes hartas de sufrir las consecuencias de una crisis que no hemos creado (ah, ¿nooooo?... ya, es que los cerdos son los que se corren por necesitar vivir en pisos de su propiedad porque confunden un derecho con un principio social y económico que se ampara, evidentemente, no en un sistema comunista, sino en una sociedad capitalista (esa que permite que ganes y gastes dinero) y democrática (esa que garantiza tu derecho a la protesta),  y además son ellos, los cerdos,  los que firman las hipotecas, además de los que pegan o se enfrentan a los maestros cuando riñen a sus hijos, o los que prefieren ganar más dinero para no tener tiempo para gastarlo y además a los que les encanta comprar por navidades y pasar las vacaciones en cancun y en la playa, y de los coches no hablemos, es que se hacen caca, los cerdos,  por tener un bmw en vez de un renault puro y simple... y por favor, ellos sí que saben firmar papeles para conseguir pensiones a costa de sus seres queridos dependientes (y no tan dependientes, todo hay que decirlo), o rellenar expedientes para conseguir subvenciones  o simples contratos con las admones públicas para sus empresas... es  que los cerdos, ya sabemos, parte de esa estabulía, son muy suyos los pobres míos... menos mal que de ellos se aprovecha todo, hasta los andares. Lo dicho "ayer", me haré caníbal, como el tal lecter), nos unimos para redactar este manifiesto e invitamos a toda la ciudadanìa del Estado a unirse a las reivindicaciones que reclamamos en él.
........................................................................
Es momento de olvidar si "me parece mejor hacerlo de esta forma", o "para que va a servir" o esas excusas o argumentos que evitan nuestra movilización. Es hora de olvidar nuestros prejuicios. Solamente si has abierto los ojos y te has dado cuenta de cuál es la realidad, promueve la movilización, el tiempo para discutir los detalles no es este, ese momento llegara despues, este es el momento de levantarse del sofá!!
Si lees este mensaje, es TU responsabilidad promoverlo (aquí está mi "promoción" de él), no lo harán otros por ti, convéncete de que SIN TI esto no tendrá éxito, eres tan responsable de esto como de llegar puntual a tu trabajo, o de cuidar de tu familia, empieza a entender que TU eres el protagonista, y que TU eres el que debes cambiar esto, porque nadie lo hará por ti. Ayúdame, Ayúdanos y sobretodo Ayúdate a cambiar tu futuro.
Antes de imprimir este e-mail piense bien si es necesario hacerlo. El medioambiente es cosa de todos. (uy, qué "eco", en serrano es la última moda.)



viernes, 20 de julio de 2012

Al Sr. Montoro, ministro de economía

Al Sr. Montoro, ministro de economía, muy resumidamente:


No, señor ministro, en España no hay dinero, no porque lo despilfarraran en la anterior legislatura, sino porque hace diez años su partido se dedicó a privatizar los únicos remanentes del estado. Lo peor de todo es que entonces llegasteis al poder porque al español le gustó eso de “tener” bienestar, al que llegó tras lustros de gobierno socialista, y acomodarse en él, que llegara una política ultraderechista económicamente hablando para que esta se dedicara a "conservarla" jugando con lo poco que el estado español poseía en bienes tangibles y económicamente rentables. Y ya sabemos todos lo ética y solidariamente que se comportaron estas compañías en manos privadas. Empeñasteis un estado para el que ya se preveía un futuro en el que, por razones demográficas, le iba a costar bastante trabajo mantener las coberturas sociales pasadas unas décadas, y aún así, jugasteis al bárbaro juego de empeñar unos bienes de todos para que algunos se hicieran más ricos, y para tener dinero para el “juego” de la guerrita. Claro que el español también dejó de apostar por la salud económica del estado. “Moda” fue dedicarse a contratar fondos de pensiones privados (¿de dónde ha llegado la debacle a nivel mundial? ) hasta por esos votantes de ideología más izquierdosa (contradictorio, contradictorio es el español, contradictorio o ignorante, se dedicó a depositar su dinero en un ladrillo, y encima en el extranjero, donde las políticas ultraliberales lo convertían en pistolas para los soldaditos en la guerra) en vez de dedicarse a contribuir a su propio estado que era el único garante de un sistema de bienestar beneficioso para todos. La memoria sirve para algo. Ahora no hay solución, a menos que España declarase la “desobediencia civil” a los mercados y las políticas internacionales. Yo no deseo que esa desobediencia llegue abanderada por un partido de derechas. Ayer vi un reportaje sobre Hitler y cierta atávica sabiduría me susurra al oído que una postura así debe llegar de una ideología progresista aunque sea en las siglas, que resulta mucho menos peligroso, por decirlo suavemente.

Sean sensatos, gobierno del PP, reconozcan de una vez por todas que se han quedado sin respaldo social. Dimitan y convoquen elecciones. Eso es lo que hace un gobierno democrático, esa es la postura ética a seguir. Aunque el PSOE ni quiera oír hablar de tal posibilidad nada más de pensar en el marrón que se le puede venir encima. De esta crisis, España sólo puede salir si el gobierno resultante emana de la voluntad libre de un pueblo. Y el año pasado estuvo secuestrada y manipulada (y si no que se lo pregunten a los votantes que ahora se arrepienten de haber elegido a su partido) por los de siempre, los que nunca dan la cara pero siempre están presentes, los que mueven los hilos, los que siempre han movido los hilos en España, con la connivencia por “pasiva” de los sectores más “progresistas”, entre ellos esos que también se dedicaron a favorecer hace más de una década la llegada al poder de su partido de derechas, justo cuando nos empeñaron, política y económicamente hablando. Como siempre en la historia de España, como siempre.

jueves, 9 de febrero de 2012

Garzón (y yo me exilio)

Enlace a uno de tantos titulares,

http://politica.elpais.com/politica/2012/01/23/actualidad/1327315561_578421.html

Me exilio, a este puto país y sus asquerosos amos, y a sus rastreros esclavos, le pueden ir dando por donde más les duela. Me exilio por no apoyar un golpe de estado, que es de lo que me entran ganas.

Que quede aquí para vergüenza de este blog y de mí misma. Ojalá tuviera el valor de coger el camino e irme.
¡Que se queden con el cortijo, sus alambradas, su hipocresía y toda su basura!




Añado comentario de la que suscribe  en la conversación que sigue a este post en facebook:

Pero es que no es la "justicia", hablamos siempre de eso, pero el problema no es ése, el problema es la capacidad de compra y de venta del pensamiento de este país y de cada ciudadano, de la nula capacidad y sus siempre intentos y logros por más anular lo poco que nos queda en estas neuronas, de desconocimiento profundo por más escuelas que haya, de más papistas que el papa..si es que el veredicto en ley ¡no está mal!, es que una ley tiene muchas lecturas, porque así debe ser, pero este español, el español no sabe eso porque no le sale de ahí, y lo peor es la abertura de nosotros, los mismos progresistas por donde nos cuela todo lo que nos quieran meter y más. Los conchabeos no son de "la justicia", sino de una pandilla enorme de sinvergüenzas que han conseguido usurpar el nombre de "políticos" a los pocos que hayan podido serlo alguna vez. han sabido manejar el cotarro durante estos dos/tres últimos años hasta llegar a esto, COMO SIEMPRE..y no nos queda más que renegar de nuestro propios ideales y rezar por una guillotina o exiliarnos, ¿y qué eligiríamos?..ya el 15 M lo dijo: pacifismo. Dijo lo que ellos querían, porque a nadie se le mete en la cabeza que no hay revolución que no implique derramamiento de sangre. Y eso hoy, no está de moda... así de simples y baratos somos los españoles.
 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.