martes, 30 de abril de 2013

La única diferencia

La única diferencia

El hombre es Naturaleza. La torre de la luz es Naturaleza. La gotera es Naturaleza. La piedra de la isla de Manhattan. La verdina en el borde de la ventana es naturaleza. La gota deslizándose por el cristal, el barniz de la mesa resquebrajado, la lavadora vuelta del revés y desguazada y los orines de las ratas, la tumefacción, el animal que me saltó a los pies, el árbol seco y las hojas de la higuera resplandecientes a contraluz.
Transparentan la visita del pájaro nuevo, que también es Naturaleza. Hasta mis fotos son Naturaleza. Y más que nada, nuestra palabra. La Naturaleza no sabe nombrarnos. Nosotros a ella sí. Ésa es la única diferencia.
Ése es el abismo, y por eso construimos la costra dura de la nomenclatura; ésa es la soledad del hombre, y por eso pergeñamos el domos.



























7 comentarios:

Robín dijo...

Ay; ¡cuando las santas van andando en sí!

http://www.youtube.com/watch?v=wyLjbMBpGDA

Me gusta cuando hablas; Sofía, porque estás como ausente.

Robín dijo...

No te vas a creer Sofía; pero el apartado; el del bombo y la exageración; el que se separa por su propia petulancia; el que mete ruido y ensordece con egoístamente a los demás , se llama Danny (Daniel) Barcelona. Yo tampoco lo sabía;

Robín dijo...

{0457}tres4042|44200477504574020(3){3303(1)}dos442004(3)331(2)04574020(3)

Robín dijo...

Es bueno tener algo por lo que otorgar su esfuerzo. En la foto 9 se ven cascotes caídos en el suelo de una habitación. ¿Qué pasó?

Sofía Serra Giráldez dijo...

Hola, Robín. Sí es algo muy bueno. Pasó la gotera este invierno, un gran trozo del techo de escayola en el cuarto del niño...:)..ya está limpio, pero ahora hay que colocar un techo, aunque es lo de menos. lo importante es que no se moje. Y ni siquiera es gotera. Es tanta agua y descuido, el no vivir allí, la azotea se llena de hojas de encinas y bellotas, en cualquier día de lluvia de este invierno, como ha caído tanta agua, pudieron acumularse formando un pequeño dique, se embalsa el agua rebosa por encima de la capa asfáltica que está debajo de las losetas de la azotea y ya entra el agua, eso continuo en un invierno, pues ya está el lío...:)
Gracias por tu interés.
Buenos días.

Amando García Nuño dijo...

Pensaba comentar algo sobre esa soledad del hombre frente a la naturaleza, parapetada bajo la costra de la nomenclatura. Pero, ahora estoy por sugerirte que dediques otro blog al mantenimiento y reformas de viviendas campestres. No diré que se te dé mejor que la poesía (resultaría imposible), pero es un placer leerte acerca de losetas y capas asfálticas...
Un abrazo.

Sofía Serra Giráldez dijo...

jaja, Amando, qué arte tienes...:DDD..bueno, sobre reconstrucción, no sé, que yo las losetas y demás cosas finas las dejo a los profesionales...ahora, sobre construcción de caminitos de piedra sí podría hacerlo...y sobre cómo "meter y sacar" una bomba de pozo con 80 metros de tubería cada vez que se estropea, q normalmente es cuando más falta hace, cuando al final ( es decir al final de la rotura del lumbago y la hiperfortificación de los bíceps, ;)) no tienes más remedio q aceptar que lo que falla es el cuadro eléctrico... curso de electrónica avanzada rural, :DDD...ni te cuento sobre arreglo de lavadoras o termos de gas donde les encanta anidar a los pájaros...la verdad es que sí, todo eso da para un blog... pero si lo escribo, no se hace, ;).
Un abrazo. Un placer también oírte a ti. Gracias.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.