jueves, 28 de febrero de 2013

Andalucía (poema de Antonio Hernández Ramírez)

Andalucía

Me quedé en ella porque era hermosa
y necesitaba su alegría. Nunca
se puede ocultar al corazón
lo que han visto los ojos. Nunca
la alegría al canto. Repetidamente
fui viviendo en sus cosas y aprendí
por los ríos, el amor; por un pájaro,
el desvelo en la paz; por las nubes ligeras,
la forma de vitarme algún recuerdo.
Todo estaba limpio por sus tierras.
Hasta los pobres, en vez de dolor,
se una seguridad insuficiente hablaban.
Hasta los jornaleros, en vez de justicia,
resignación decían. Era un modo
de ahuyentar la tristeza. Se conformaban
con los que le venía desde arriba,
y con un cante que nació en las raíces
de su pena y fue extendiéndose a las ramas
del mundo, como al amanecer la luz.
Cada día iba aprendiendo más: que el vivir
no es un ave que pasa, sino un pozo
que queda allí para el que necesite beber,
que el llevar una tierra clavada en las entrañas
vale más que haber pisado un continente entero,
que morir por los brazos de una madre
es la gran solución para santificarse.

Andalucía era limpia, y por eso
al renacer en ella, al darme cuenta
que no solo de fiestas se trataba,
defendí su ilusión de más de mil dolores,
apoyé a la alegría cuando enmascaraba la tristeza,
robé a todo lo hermoso cuanto pudo mi amor.
No. No era un vino o una guitarra la escena.
Era lo que quedaba dentro de cada uno oculto,
la alegría quizá, que le costaba sangre
a aquellas tierras de secanos cuando
un campesino alzaba como un Dios
su ronquido total, su enorme queja,
su gran desolación vestida de colores.


Antonio Hernández Ramírez (1943)
Poesía de la luz [Desde Puerto real). La isla de Siltolá. Sevilla. 2012

2 comentarios:

Fackel dijo...

"Era lo que quedaba dentro de cada uno oculto,
la alegría quizá, que le costaba sangre..."

No sé si los días de las celebraciones tienen sentido, cuando tanto se ha perdido. Que la poesía sea un canto a la dignidad. Allá donde otros roban la poesía se da, y yo tomo las letras que nos prestas. Tal vez hay que volver a leer en alta voz.

Sofía Serra Giráldez dijo...

No sé, fackel...alguien tan... "personaje" (no lo digo contra sino reconociendo el doble papel que ciertos oficios llevan a tener que interpretar en la vida, o que, casi mejor, otros dicen que interpretas, como Antonio Banderas lo ha dicho en el acto institucional: "¿Puedo pronunciar una palabra que dé esperanza?"
Si hay una palabra a la que no encuentro significado es la de "resignación". Yo por lo menos no me resigno, y todo lo demás me suena a impostura en unos tiempos como éstos... tiempos MODERNOS.
Sólo entiendo de "voluntad".
Gracias por pasarte por aquí.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.