lunes, 30 de abril de 2012

Un verbo-luz en el escenario: Aarón García Peña

Mi querido como persona, Aarón, y mi admirado como poeta, Aarón García Peña, es el invitado mañana en las Jam Session que Carlos Salem y Olaia Pazos coordinan en el ya muy lejano para mí  local de "Los diablos azules" en Madrid.
Sólo por verlo y poder darle un beso, ya pagaría el billete del Ave. Oírlo, podré oírlo mañana en la hoja en blanco.
No os lo perdáis los que más a mano lo tenéis. Su Poética, su poesía y su ser  son de hoy y de siempre. Su obra traspasará esta época, por méritos propios.
Ya era hora, Carlos Salem.



El simple atisbo de este poeta, y esta persona, me permitió finalizar un poemario con el que andaba enredada entonces con esta verboluz dedicada a él.






Pecado original


(A Aarón García Peña)


En un lugar del alma
existe el dios que dicen
todos llevamos dentro,
tú más tú sobre el aire
y la nada, tú más
el todo que abarca
y abraza al sonido el consuelo
en silencio que nutre
y agiganta y hace vivo
este ser que otros dicen
expulsaron de aquella suerte.


En el torno de las Eras que hacemos
con la boca o los ojos,
ya en la luz, ya en la mancha
del lugar que nos despidió,
habita el inocente que, palabra a palabra,
engendra el tiempo, nuestro compañero,
cumple venganza contra la mudez
inexcusable del canto divino
y hace carne al verbo por mor
del secreto en el paraíso a voces:
Los ángeles duermen pacíficos,
pero las palomas cantoras
de la presencia levantan vuelo
hablándose con sus alas.
De unas a otras, aleteo va,
caricia de ala llega,
se dicen (aman) felices:
“El hombre canta, el hombre canta...”


Y el mundo se hace.

(Del bestiario de los inocentes, Sofía Serra, Abril-2010)

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.