domingo, 29 de enero de 2012

La sed

(Correcciones "Nueva Biología")


La sed

Tantos días y noches despierta,
tendría que adivinarte bajo este sol
que es sólo noche de cuándo y cuando
acudiste a los mimbreros y te pedí
viento y agua.
Este porvenir embadurna
las esquinas de una azotea.
Juegan al sol maldito,
se divierten a costado mío,
atraviesan células de espanto:
no acierto ni dormida a soñar
con la cosecha del trigo.
Este blanco me debilita.
Juego a amanecer
de alguna hoja suelta.
Las jacarandas, allá sobre el sur
perdido en la esquina redonda
de los cuarteles de verano,
aún cantan en clave de verde.
Temblorosas sus hojas saben
mucho más que yo,
que sigo en blanco.
Sin caer.


Nada tengo con sentido de lo que se escapa.
Nada abundas.
Nada sed abusa.
Nada extiende el blanco amianto.
Nada obstruyes no.
Nada ramifican,
—¿qué somos sino uno y el infinito?—.
Nada perdernos siempre
y hallar gracias
a que somos nada.


Sofía Serra (De "Nueva Biología")

2 comentarios:

Jan Puerta dijo...

Aquello que debilita, termina por fortalecer.
Un abrazo

Sofía Serra Giráldez dijo...

Siempre, :).
Un abrazo, Jan. Me alegra verte aquí.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.