martes, 17 de enero de 2023

Desconocimiento




Desconocida


voy huyéndole a la noche, nebulosa,

manto, velo transparente, certera

advertencia de mí

en este tiempo perdido,

¿o extraviada yo de él?

No sé si tengo que saludar 

o ir despidiéndome.

Dar la bienvenida o asomarme

al adiós

que es abismo, que es región

no sé si de mis centros y alegrías

o el verdadero paisaje del lugar

que hoy me resulta invisible.

Un “no sé” tatúa mi frente

y en la zozobra de mi nuca

los opiliones se arremolinan

buscando el calor de la certeza.

No puedo darles nada

más que mi fría inquietud

sin nombre:

¿en qué país te has convertido?,

sin cabeza continúas caminando,

tus manos atarean cada tu día de mercado,

cada tu día de hoy que se te regala

sin precio,

sin saber de dónde proviene, 

sin hallar tablilla de cera

donde estamparme,

pertenecer ni a recuerdos cuneiformes,

aéreos elefantes que he dejado volar

junto a la fluvial gaviota 

que también vuela camino 

de la costa, del mar, la orilla,

el destino sin destino posible

salvo el de su viaje.

Ahora comprendo al légamo,

a la verdina, ahora el perro

no muerde el agua, ahora,

los límites licuados del aire,

mis ojos como rasa tabla,

se abandonan a un río sin nombre:

el agua estancada crea la vida,

aunque yo no sepa cómo se llama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.