martes, 25 de febrero de 2020

Seres celestiales




De milagros

Del mistérico pozo nace el lirio
plegado sobre el milagro
de volver a erigirse todos los febreros.
Como un aldabonazo de luz
culmina el pasado entretejido
entre la sequía estival y la lluvia
calma que suele rondar
por estas avenidas de tierra y yerba.
De prodigios exubera mi lugar,
como la sombra del agua
o la luz de la piedra, la sentina
de la geoda o la dormición de Layla:
tan inerme de memoria se iba
rodando círculos tan nimbada
que solo unos ángeles se atrevieron
a izarla, desapareciendo, sin rastro
ni ristra de huesos o de lana.
Suceso tan inexplicable
que solo compite con la abducción
extraterrestre, aquí, tan terreno
este lugar y tan terriza ella,
la recuerda el lirio mirando al cielo,
abriéndose colmando su hambre
de azul desde el suelo verde
para morar en el zaguán
de la primavera y llamar a su puerta.
Una aldaba tan tierna para tal momento
estelar del año, un sonoro desvío
de color para tan muda empresa,
una flor tan pequeña como Lirio
para nombrar tan grandes ausencias
como la ausencia memorial de Layla
de su tumba ausente y su asunción
al celeste mundo.
 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.