lunes, 16 de marzo de 2015

Al sur del Alentejo, a Portugal

Al sur del Alentejo, a Portugal

Un rosal en la frontera me avisa:
para valorar la diferencia
sólo hay que darle la vuelta.

(leer en clave de soul)

Al sur más allá del Tajo
no llegó el oro de Europa
con sus fondos feder-
er suh… al soul
de más allá del Tajo,
las encinas son ufanas
naderías oficiadas
ya no sé si por las cabras
o una motosierra gigante
que alenteja por abajo
y por arriba sus copas
negras sobre el amarillo
suelo y la tierra del escarbo
gris, tal vez la ausencia
que diera lugar al milagro
de servicio a la puerta,
resto que me extraiga
de esta vil onomatopeya
entre la legumbre y la ley seca
de un norte que sólo existió
unos miles (da igual cientos) de años
después de que inventáramos
los turdetanos el garum.

A otro tal felipe
y a un poeta encam(o)ado
debemos esta grieta
que separa, que ataja
un grupo o un pueblo
que llamaron hispano.
Portugal reúne mar
y aroma de marca
con la que me friso,
—también Saramago lo hizo
para surtirme de una metáfora
en la presencia—.
Que dios mismo bajara,
de norte a sur,
y dijera si es natural o designio
divino, él sabría sobre
sus mismas tropelías, quizás
una fruto de sus tantos poemas,
que por cuatro reyes (tal vez menos) y un poeta,
tanto nombre diferente,
tanto artificio de grieta,
tanta frontera y distancia
entre los feder encauzados
entre huertos y castañales
y esos que nunca llegaron
a mis pobres encinas
con forma de lenteja.




4 comentarios:

  1. Esto no es un atraco, es una traducción;

    Me gusta el asno esmerado

    Por el camino acebado


    Se acerca a los badenes

    De un paso con vaivenes


    Le teme a las abejas

    y mueve sus orejas


    Lleva a la gente desdichada

    Y a sacos repletos de cebada


    Siempre anda pensando

    Sus ojos están invitando


    Porque para la providencia

    Él es más que la ciencia


    Ha cumplido con su deber

    Del alba al atardecer


    Se queda en una vaqueriza

    ¡Qué morada escurridiza!


    Lleva bien fatigados

    Sus pobres pies usados


    Ha trabajado mucho

    Él es alguien muy ducho.

    ResponderEliminar
  2. Se llama el poema: Me gusta el asno dulce;

    ResponderEliminar
  3. ¿De Francis Jammes?
    traducción tuya, intuyo.
    desde luego si es así , no me queda más que agradecértela, porque la veo formidable.

    (eso sí, el que tira del carro es un mulo, o mula quizás, :)

    ResponderEliminar
  4. Mira, o lee, de mi querido amigo Juan Carlos Sánchez Sottosanto

    http://sanchezsottosanto.over-blog.es/article-plegariafrancisjammes-62810353.html

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.