domingo, 8 de febrero de 2015

La isla mínima

Llevo años, muchos más años que estos trece que hace que me inicié en el decurso de la fotografía digital, queriendo recorrer  casi a pie la geografía física que habilita la desembocadura del Guadalquivir para fotografiarlo, mejor dicho, visualizar a través de mi cámara el delta que no es delta, porque aparecen cabezos que impiden que ese lago Ligustinus antiguo se extendiera quizás inundando todo el suroeste de la península ibérica, ese terreno que mirado en cualquier mapa, desde los antiguos atlas, pasando por los ya también antiguos mapas de carreteras y centrándonos conforme a las posibilidades actuales en las imágenes que a través de google se pueden encontrar de una vista desde el espacio de sus dibujos su orografía, también humana, una especie de espacio imposible para mí por lo difícil que resulta adentrarse en ella, no existen apenas carreteras: un espacio sin lugar, un lugar ignoto pero archiconocido en pensamiento por mí. De Sevilla a Sanlúcar de Barrameda creo que no hay más de ochenta kms en línea recta (si no hubiera sido por la división provincial llevada a cabo en el siglo XIX, la provincia de Sevilla contaría con playa marítima). Sin embargo hay que armarse, tal vez de poesía, para lograr atravesar el territorio.
Me alegra muchísimo que la película "La isla mínima" haya obtenido tanto reconocimiento en la gala de los Goya de anoche. Confieso que cuando la vi hace un par de semanas me satisfizo por completo. Como siempre en los últimos años me evado (o al menos lo intento, me sustraigo, me desentiendo, en definitiva abomino, me esfuerzo por taparme los oídos aunque no lo consiga) de las noticias diarias y cotidianas, ni siquiera sabía que andaba nominada, todo lo concreto o circunstancial se me pierde en el laberinto de las marismas de este Suroeste. Pero, de alguna forma, este siempre me devuelve la flor del cantueso (o los tomates de verano, o los alcauciles de invierno. O mi lugar, mi mínimo lugar, o tus besos como hojas verdes).



La isla mínima

La corazón es el órgano del poeta.
La poesía manifiesta la corazón.

Las dos palmeras sembradas y creciendo.
El camino mayal que me señala la luna.
La tierra recién arada tal como
el nuevo lirio predica.
Pronto llegará la primavera,
la siembra de los alcauciles
para el futuro invierno,
las rosas verdes tras los rojos
tomates como tus hojas verdes.

Proclamo sin ambigüedades
mi falta de corazón y de razón.
Soy poeta, mi órgano es
la co-razón.

(De "Solenostemon" (Ciclo Suroeste))









25 comentarios:

Robín dijo...

Unas fotos (con sólo móvil) de monte y de agua de una elevación bella; el Candina :

http://www.mendikat.net/foto.php?numero=1415&imagen=62#foto

http://www.mendikat.net/foto.php?numero=2839&imagen=25#foto


Robín dijo...

Con algo de tiempo unos dos o como mucho tres días, ese recorrido siguiendo siempre al río, llevando tienda, se podría hacer a pie de Sevilla hasta Sanlucar como exploradores nuevos, abiertos y asombrados.

Sofía Serra Giraldez dijo...

Sí, ese es el recorrido que quiero hacer..pero hay mil dificultades, desde toparse con fincas bien cerradas, hasta el hecho de ya no poder acampar libremente hasta la fundamental: el coto de Doñana y todo su derredor: imposible andar por allí libremente.

Robín dijo...

Bueno, tienes razón. Una de las dificultades que te encuentras al recorrer campos, ríos, prados, montes y mares son, a parte de los precipicios a veces poco franqueables, si no eres un alpinista preparado con cuerdas, clavijas y mosquetones y la técnica para ello; son las alambradas que te cierran el paso por doquier; pero que se pueden traspasar en el Norte, que no hay toros bravos, que las fincas son pequeñas y el ganado es exquisitamente simpático y pacífico en todo momento. Pero me extraña que no dejen pasar por el coto de Doñana. Lo que puede ocurrir, es que en zona de marismas, la dificutad para avanzar es grande; te hundes en el barro, haría falta una barquita, etc..Lo sé porque he recorrido a pie la ría y las marismas de Urdaibai/Guernica, así como las marismas de Santoña. De hecho he ido andando, siguiendo la costa desde San Sebastián hasta Santander; por etapas; en varios días; volviendo a casa cada noche en autobus o tren y regresando a los pocos días en transporte colectivo hasta el lugar en que llegué la última vez, para seguir y completar camino. A veces he coincidido con le camino del Norte de Santiago. Pasé una sola noche en un albergue para peregrinos; en Güemes, con un cura simpático que me extrañó mucho que fuera marxista, en el momento justo en que yo he despertado de esa impostura, de esa gran mentira. Hay sendas repertoriadas que se llaman PR o GR (Pequeño o Gran recorrido), que están muy bien, a veces, para adentrarse en el lado salvaje de la naturaleza que no solemos contemplar los citadinos, Otras veces, la senda la tienes que hacer tú, si las zarzas y los helechos no terminan impidiéndolo. En todo caso; lo que decía Paul Eluard -le rizo el rizo a Paul- que hay otros mundos sí, pero que están en este. Casi invisibles y por descubrir, naturalmente.

Sofía Serra Giraldez dijo...

No Robín, el coto de Doñana es un espacio muy especial y categóricamente protegido. Y me parece bien que no sea "libre" el acceso. Yo soy una, pero somos millones, si a todos nos da por lo mismo, aquello deja de ser lo que es, eso lo tengo muy claro.
La única posibilidad, la clandestinidad, :)..o bueno, qué sé yo, obtener pases especiales y demás, pero eso no está a mi alcance.

Robín dijo...

Pero es que la proteción de un espacio natural, Sofía, debe de ser contra la pesca y la caza furtivas; aunque yo no sé mucho de ello y contra las actividades comerciales; productivas o industriales en la zona. Pero no entiendo que impidan a la gente cruzar ese espacio andando, sin alterar nada de nada ni polucionar, ni dejar deshechos. Muchos paisajes de los Pirineos son protegidos -con razón- y se permite no obstante el paso a los alpinistas y a los andadores; que yo sepa, sin tener que pedir permiso. El Gorbea, aquí en el país vasco, es un parque protegido y está siempre lleno de andarines que suben a los montes o simplemente se pasean disfrutando de las alturas y de las vistas sin alterar nada. Y no hay que pedir permiso.

Robín dijo...

Pero si no se puede pasar por ahí; entonces se irá por otro lado.

Robín dijo...

Por este lado hasta Sevilla;

http://www.mendikat.net/monte.php?numero=362es

Sofía Serra Giraldez dijo...

No, no, no es solo por eso, es el que simple paso de personas altera el ecosistema, es natural..
lo de la pesca y caza furtivas es natural, claro.
Sin ganas de comparar, o de ningunear, pero te aseguro que el coto es un espacio muy vulnerable.

Robín dijo...

En todo caso, si la razón de la prohibición es otra, no son las razones naturales; a mí nunca me lo han explicado; no lo sabía.

Sofía Serra Giraldez dijo...

Sí, claro, se llega hasta Sanlúcar en coche y se cruza en barquito el guadalquivir, jeje: visitas programadas y contadas. Se puede visitar el coto, claro, que sí, pero todo organizado y con cita previa, nada de libremente. Además no es el coto lo que me interesa en sí..es justo lo anterior, llegar a él siguiendo la orilla del río, a pie. Por su margen derecha (por donde cae la isla Mínima, es más fácil, ahí no llega el coto, pero sigue siendo un espacio con ninguna carretera casi y pocos caminos...muchos arrozales..¿sabes que Sevilla es la principal productora de arroz de españa?

Robín dijo...

Me gusta mucho el arroz.No sabía que Sevilla es una gran productora de arroz:pensaba que era Valencia ¡esos tópicos!
Dime cuando vamos por la margen que quieras y si hay montes en el camino `para `poder subirlos de paso.

Robín dijo...

Quizás la diferencia es que Doñana es parque "nacional" y los demás son parques "naturales" . No sé la diferencia entre ellos.

Sofía Serra Giraldez dijo...

¿cómo va haber montes, chiquillo?...:)
Mira ahí..he señalado ese municipio porque es el más a la zona "cercano" desde aquí, mira la foto del satélite y el mapa con carreteras, así te haces una idea de la orografía y lo "transitable"..es ..como un triángulo de las bermudas...:)

https://www.google.es/maps/place/41140+Isla+Mayor,+Sevilla/@37.2043427,-6.8133196,9z/data=!4m2!3m1!1s0xd0df61cae5a391f:0x13a0f42de9c1a9e4


España, o la ignorancia, de todos, yo incluida, está plagada de tópicos. El tópico es la expresión más sublime de la ignorancia.
Aquí se come mucho arroz, creo que más que en Valencia. Y mucha naranja, también más productiva que Valencia.

Robín dijo...

https://ambientealamitad.wordpress.com/2013/02/10/parque-nacional-vs-parque-natural-conocer/

Robín dijo...

He mirado con otro mapa de google con curvas de nivel (de altitud) y es cierto, parecen los países bajos en vez del delta de un río. Lo más alto que he visto es una cota curva cerrada pequeña de 100 metros de altitud en no sé qué sitio.Las demás son de solo 20 o 40 metros de altitud. ¿ Qué pasó allí geológicamente hablando; que es lo contraio de lo que impera -el monte por doquier- en casi toda la península ?

Sofía Serra Giraldez dijo...

Mira, una aproximación:

http://personal.us.es/fcojose/Distancias/estuario%20geologia/Estuario0.htm

Robín dijo...

Un avion a reacción cruzando El Guadalquivir justo un poco al sur de La Puebla del Río :

https://www.google.es/maps/@37.2308468,-6.06365,5517m/data=!3m1!1e3

Robín dijo...

Uno de los problemas, Sofía, son los canales o ríos que irrumpen en el Gualdiquivir.Se puede ir a pie, según lo indican las fotografías satelitales de Google Maps desde Sevilla hasta La Puebla del Río por la margen derecha. Hay carreteras o pistas no sé si asfaltadas o no. Pero eso no importa, si no hay barro, si están secas las pistas, hasta que surge el río o canal artificial (¿ para los arrozales ?) Brazo de la Torre de unos 20 metros de anchura, que no hay manera de cruzar, pues no hay puente alguno hasta unos 6 km más allá (perpendicularmente al curso del río) cerca de una carretera. Son 12 km de más para caminar.Más tarde está el Canal Principal de Isla Mínima que no se pude cruzar hasta llegar a Isla Mayor lo que supone unos 7, 5 km *2 = 15 km de caminata extra.Este es el máximo problema a la hora de recorrer a pie el río hasta Doñana, creo yo.

Sofía Serra Giraldez dijo...

Muchas gracias, Robín, serías un magnífico compañero de exploración.

Sofía Serra Giraldez dijo...

Existen unos minicruceritos en barco por el río desde Sevilla hasta Sanlúcar, pero ya sabes que no es eso lo que busco, sino la orilla.

Robín dijo...

Corrección.Hice la conversión de escala con la calculadora y debí de teclearla mal.Los ríos o canales afluentes son de unos 7 metros de anchura, solo.Pero esa anchura es suficiente para no poder pasar.

Robín dijo...

Nota: El Canal Principal de Isla Mínima tiene un puente, creo que esclusa a la vez; que creo se puede cruzar, pero 100 metros antes, viniendo de Sevilla, hay otro canalito que no se puede pasar. Y hay que dar el rodeo hasta Isla Mayor. Recorrer el río en barco debe de ser muy bonito.Pero es mejor a pie.

Robín dijo...

La anchura de los canales varía entre 5 metros y 20 metros.

Robín dijo...

Una manera de resolver el problema es usar 5 días en vez de 3 y a la vez, no volver exactamente al mismo lugar en el río sino, depués de haber recorrido los desvíos necesarios para cruzar los canales, ir avanzando en diagonal aunque se pierda algún kilometrito de recorrido por el río. Hay que diseñar bien la ruta con Google antes de ir -si se va- porque los caminos o pistas o carreteras por la maraña de canales son un auténtico laberinto que muchas veces no tienen salida a ningún puente que permita cruzar el canal en cuestión. Habría que estar consultando a Google en tiempo real por medio del móvil o bien llevar impresos en papel varios planos de la ruta, bien referenciados en todo momento.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.