domingo, 8 de septiembre de 2013

La sierpe lozana

La sierpe lozana

¿mi dios se llama            él?,
¿mi dios se llama            tú?,
depende de donde          yo
                                       nos sitúe.

ellos buscan las estrellas
y tú donde no estrellarte.
las piedras nacieron
para que tropieces no
para que las lances
yo te lanzo mi aventura
sin nombre de talle
tan inverosímil,
tan alucinante tú
desgarraste
la última corteza de tu olivo
cuando yo amamantaba
bajo la lumbre del candil
de aceite que silo en el molino
que tú edificaste con ruedas
tan grandes como tu osamenta
de elefante puro y recio
fondeas tu trompa urbe
en el limo de mi abrazo
y aquí te inhumas sin saber tocar ya
ni una sola semilla,
ni una sola yerba
ni una sola brizna
de aire
hasta que asfixiado cierras
los ojos y yo
me nazco en tu muerte
que no deseo será que
tu entierro móvil, la ciénaga de tu sueño,
trabaja rasos sobre los que amanece
el nuevo día que me da
esperanza y la vida ya
cobra áspid
y sentido
para mi des-lengua
única.

no muerdo,
pero te roen.
Y yo necesito vengarme.

2 comentarios:

Robín dijo...

Adiós entonces; necesitada y tonta

Robín dijo...

El despiadado *terrorismo* de Estado *imperialista* del inútil y colonizador -y a la vez malévolo;sólo tiene astucia y parloteo mentiroso,ninguna bondad en absoluto -que malhabita en la Casa Blanca- no vale la no redundancia en el color- y traerá mala fama a todos los suyos por décadas o incluso siglos; es mucho peor que cualquier otro terrorismo y que cualquier otra forma de colonizar. Los ingleses, al menos, peleaban sobre el terreno con el fusil o la espada. Estos cobardes AmericOnes lo hacen sólo con la tecnología que los matemáticos y físicos les proporcionaron sin desearlo a través de la Historia. Cualquier cosa que alguien honesto descubra será utilizado por el loco de color en la casa descolorada para matar a inocentes y hacerse ellos más ricos. Nadie ha demostrado que la crueldad **química o mecánica** era sólo del régimen Sirio y no de los **fascistas terroristas criminales** que lo combaten en guerra civil cruenta. Sin embargo el loco con las manos Manchadas, en la morada Limpia ya ha condenado al régimen Sirio, que es el más inocente de los dos bandos. Cuando los imperios degeneran, traicionando lo que fue la fundación moral,ética y fundacional de los Estados Unidos De América hay que saber decirles rotundamente no. Un enemigo en la casa Lavada; que ya huele.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.