miércoles, 5 de junio de 2013

La ciudad sitiada (A Sevilla)

La ciudad sitiada
(A Sevilla)

El paralelo se ha colmado de inmundicia.
Las calles aparecen.
Ahora las veo porque
sobresti
mo-mi-mi-
rada sobre
el suelo el papel
dibuja
la mancha blanca y alada,
que se desplaza
y obtiene tierra.
Quisiera yo deshacerlo,
reivindicar su aroma origen
sembrar sobre el adoquín
el árbol con ciruelas
pasas prestas para
ingerir,
limpiar los intestinos
de una ciudad de carne y hueso
gris. Bella sin alma. No tiene a nadie.
No tiene manos.
No tiene pies.
Ojalá nos abandonara
(pero tampoco es nadie)
como el alma abandona
los cuerpos cuando
ya inertes.

Y nosotros, tantos
muertos de carne
y hueso blanco,
nos evaporaríamos.

El hueco. Lo limpio. La libertad
de Ella.

4 comentarios:

Robín dijo...

Sevilla poblada y fatua, que torpemente desconozco; Sevilla amplia, lejana y sola.

Sofía Serra Giráldez dijo...

La defines bien desde mi subjetividad.
Salvo lo de fatua, que es característica impuesta por quienes no saben de ella, normalmente sus habitantes, no me refiero a quien como tú no la conozca como visitante.
Todo llega de los tópicos (los amables y los productos de la envidia), y acá andamos algunos teniendo que cargar con ellos sintiéndonos sin embargo más sevillanos que los mismos que la jalean (o la envidian...;)
Todos desconocedores, todos. Todos, en el fondo, ignorantes.

Eloy Sánchez dijo...

Este poema tiene un ritmo y una musicalidad que es para ser escuchado en tu voz, Sofía.
Yo, como Robin, torpemente e inexplicablemente, desconozco Sevilla.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Lo intentaré, Eloy. Gracias. Un abrazo.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.