lunes, 22 de abril de 2013

si...

si…

ya no
ser más
que ser
nada.



escribir ya para
qué aunque sea
para saber dónde
estuve antes
del después de este antes
hoy ya ayer de tus mínimos
dedos de púas
afiladas como la lengua
de las gallinas
relamiéndose la piedrecita
que no las deja
que no las deja
comer.
me permites
un sí o un tú
solo
al medio
de la hechura de tu ingle
¡qué subscribiremos
cuando me ames
y yo tan senil
como la joven dama
de las escasas pinturas medievales,
ah, pero hoy,
hoy a día de hoy
tan retratadas!…
malditos tiempos de técnica
sin sustantivo, sólo adjetivos
y ni ellos ya tan sólo
alguna conjunción
que para nada sirve
si…
para nada, ya
para nada.

y así con pienso luego
existo siento
luego soy dejar
de ser poder
verme
ya.
para nada.
ya para
nada.

(Sofía Serra. De La clave está en los árboles)

2 comentarios:

Amando García Nuño dijo...

Pero nada... ¿no es presente de indicativo del verbo nadar?
Yo no conozco ninguna otra acepción del término, a no ser que viva tan dentro de ella que no la detecte.
Sumergirse en la nada de tus versos no es todo, pero mucho más que nada, sí. Gracias y de nada. Un abrazo

Robín dijo...

""malditos tiempos de técnica
sin sustantivo, sólo adjetivos
y ni ellos ya tan sólo
alguna conjunción
que para nada sirve
si…""

Me gusta esta crítica a la técnica desbocada.Pensaba que yo estaba despiadadamente solo detestando los teléfonos móviles, que no tengo ni quiero; ni quiero esa usurpación prolongación artificial del hombre, el hombre que antes hablaba, relacionaba con los suyos y ahora finge sólo escribir; escribir solo.El abandono. Un nuevo órgano pero de soledad. Ello no quita que uno pueda comunicarse electrónicamente a veces, este es el caso; pero no ha de ser modus vivendi, nueva vida, porque no es vida de hombres, ni de animales.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.