viernes, 26 de abril de 2013

La séde

La séde

Por qué debo inclinarme,
hacia donde la tersa
te dirija debes asimilar
la inutilidad de tu palabra.
La flor se abre al calor
celeste convidándose
al por mayor, negociando
sus intereses con los del insecto
tan voraz de gigante polvo
de polen, mas tú piensas
sin pétalo ni
sépalo:
ábrete o hunde
tu miseria bajo la tierra,
cae seca dura
quiebra rota seda
sin paracaídas
huye,
sé de
ellos.

Sofía Serra (De La clave está en los árboles)
 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.