jueves, 21 de marzo de 2013

Mi idilio


La eclosión. El alumbramiento. La justicia.
La esperanza deshecha por el hallazgo. Llega cuando me encuentro leyendo a Chaves Nogales (no hay casualidades nunca, La clave está en los árboles) que me hace reconocerme en la pena femenina del patio sevillano. Hasta un siglo después no hallo las palabras que me definen, un siglo después de que fueran escritas. Me comprendo en mi patio que construí bajo la intemperie y la sabiduría de un nombre. Hallo la explicación al sambenito de la tristeza de mi mirada: La asimilación de la injusticia.

La misma que yo me sentía cometiendo contra unos versos, una figura emblemática, mi propio recuerdo y hasta mi geografía mental y física.

Llega el alumbre, la contradicción a mi propio dicho sobre la consciencia del no encontrar, la imposibilidad del asombro. Llegó para felizmente contradecirme, hallar mi propio reflejo en una luz externa. Ya la penumbra del patio me sobra, ya no necesito plantas de sombra ni estampas de áureos que me acompañen en mi silencioso llanto que permito que cante en el agua de la fuente (¡cómo una lágrima puede deformar el mundo!).

Lo abro, comienzo con sus versos, con los poemas, dejo los análisis para posteriores inmersiones, no consiento el filtro de otra mirada. Primero la mía, y después, que me aporten, si quieren y si pueden, después el análisis de los demás, antes el mío. Es la justicia sobre mí y sobre la propia obra, sobre el autor, la mirada limpia sobre unos poemas, ESOS poemas, ese libro que Juan Ramón dejó previsto pero no publicado.

Y entonces lo termino. La sucesión de emociones es vertiginosa, adquiere velocidades supersónicas, superfotónicas. La iluminación me absorbe. El poeta me arrebata, me sustrae, me roba por fin de la penumbra.

Nunca Juan Ramón había conseguido engancharme, desde casi mi más  tierna infancia lo encontraba en las paredes blancas de Moguer, pero jamás en sus letras. No me co-rrespondía en la entrega de mi ilusión. La expectativa no se saldaba. 

Ahora me devuelve toda la luz que esperaba. Todo mi gemelo hallado (ahora recuerdo que nació un 23 de diciembre, un capricornio como yo, un poeta de tierra, pudiendo ver la luz y por tanto ofrecerla).

Idilios es el más hermoso poemario que he encontrado en toda mi vida de lectora y de escritora, y de lectora-escritora. El más hermoso. Y por tanto el más mío como lectora, como amante del arte, de la palabra, de La Poesía, como creyente en el ser humano. El que más he suplicado. Así, suplicado encontrar.

Lo leí un 20 de marzo. Hoy, un 21, día en que para mí comienza mi anhelada estación, escribo sobre él. Escribo sobre la luz. Escribo la luz que me ha sido concedida.

Sé que es el día mundial de la poesía. pero la poesía es dueña de todo el tiempo. La única que puede romperlo, atravesarlo. La luz del pozo artesiano que atraviesa la esfera. El eje.

Por fin mi idilio con la luz llega a su eclosión feliz. Por fin mi amor me corresponde. Por fin la luz también me ama. Por fin es justa conmigo. Por fin yo puedo ser justa con El Poeta.

(Idilios. Juan Ramón Jiménez. Isla de Siltolá. Sevilla, 2013. Libro inédito del poeta.)


7 comentarios:

Robín dijo...

La prosa Sofía,la prosa; que también hay que escribir; tan bien como la hablamos.

Robín dijo...

Apunto a Idilios de Jiménez que pésimo lector, aún no he explorado; no he leído nada de nada de Ramón.Y más aún a Chaves Nogales;el periodosmo/historia/literatura; si encuentro algo de él en Google; se aceptan recomendaciones.

Isolda dijo...

¿Cómo no hacerse con esos Idilios después de tu sentimiento? Estaba ya apuntado en mi lista; creo que tendré que saltármela. Precioso tu texto y embaucador que agradezco. Besos, siempre, Sofía.

María Socorro Luis dijo...


Sí, Sofía. La poesía es la dueña del tiempo, la única que puede romperlo, atravesarlo -qué hermoso pensamiento-

Un placer saludarte y dejarte mi afecto.

Soco

isabel gutiérrez dijo...

Sofía, qué insuperable modo de recibir a la primavera, leyendo poesía, pensando poesía, sintiendo cómo unas palabras sabiamente enlazadas remecen nuestro tiempo construido. A Juan Ramón Jimenez, y puede parecer cursi, hay que re-descubrirlo, y no me refiero a que se le hagan homenajes públicos y lo afamen, que de ello ya está bien cumplido. Hay que hallarlo, íntimamente, ("a solas con nosotros mismos", jajaja) el día preciso, en el momento mágico que nos permita "atravesar el tiempo".

Para festejar el día de la Poesía, te dedico este poema entre tantos en cuya luz me reflejo:

Yo no soy yo.
Soy este
que va a mi lado sin yo verlo,
que, a veces, voy a ver,
y que, a veces olvido.
El que calla, sereno, cuando hablo,
el que perdona, dulce, cuando odio,
el que pasea por donde no estoy,
el que quedará en pie cuando yo muera.

Tu foto, tú misma. Un beso.


Robín dijo...

Las artes de la prosa; el equilibrio necesario y los nogales;

http://elpais.com/diario/2001/11/24/babelia/1006561030_850215.html

Amando Carabias María dijo...

Aquí también, en Segovia, me susurran los "Idilios". Sin duda pronto, muy pronto.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.