viernes, 12 de octubre de 2012

Yo sí celebro

Celebro llevar un apellido catalán y ser del Sur. Celebro tener siempre mi corazón en la otra orilla, y hasta en la tercera. Celebro poder comunicarme con medio mundo en la raíz de mi pensamiento madre. Yo sólo creo en el mestizaje, en los matices hábilmente mexclados, yo sí celebro hoy.

También celebro que a pesar de todas las salvajadas, sólo propias de la época, sólo propias de seres humanos con 500 años menos de evolución neuronal que nosotros, aquel hecho histórico sirviera para sentar las bases del futuro derecho internacional y la protección de los pueblos con menor poder político; celebro saber que hubo hombres avanzados a su tiempo y que salieron camino de allá por este suroeste.

Quien desprecia el día de hoy y tan sólo nombra  la desaparición de culturas indígenas, no conoce la historia, no se conoce ni a sí mismo, por tanto; revela el más profundo analfabetismo, y lo que es peor, está despreciando a millones de habitantes americanos que descienden de genes indígenas, y de genes africanos, y de genes mediterráneos, y de genes noreuropeos y hasta de genes asiáticos. Quien habla así me recuerda a Hitler, que sólo pensaba en la pureza de su "indígena" cultura.

Yo celebro no pertenecer a ninguna raza pura: esa es mi esencia. Que Hitler me hubiera encerrado en un campo de concentración, por errante, por nómada, sin patria más que la humanista.
Esto celebro hoy.

2 comentarios:

Ramón María Vadillo dijo...

Supongo que tienes razón, hace quinientos años las neuronas -como dices- eran las que eran, lo cuál no quita, que pese a la supuesta evolución quinientos años después se siga celebrando lo que fueron.
La mezcla fantástica, pero regada con sangre, yo no lo celebro, en fin, en mi blog me explico con un post.

Saludo

Karin dijo...

Efectivamente, Sofía, gracias a ello nacieron nuestros padres, hermanos, amigos, los pueblos donde crecimos... No se celebran las masacres, esas que en el mundo a través de los siglos han existido a manos llenas, en todas las regiones del orbe, incluso entre las mismas comunidades autóctonas de todos los continentes... Se celebran 500 años en los que se han desarrollado muchísimos hechos de importancia, donde el hombre ha podido crear bases sólidas humanísticas, leyes que le han hecho crecer, tecnologías, democracias, concenso, libertad, nuevos mestizajes, fusión cultural... tantas cosas! Y a pesar de que existan las contrapartidas, entre ellas las dictaduras latinoamericanas, llegará el día en que la humanidad agradecerá esa puerta que se abrió para no cerrarse jamás. Y sí, seremos todos hermanos, alguna vez, aunque ya no estemos para celebrarlo.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.