martes, 9 de octubre de 2012

La decencia española

La decencia española

Vuelvo a llorar al recordar la guerra civil. ¿Recordarla?, no la viví, pero vuelvo a llorar sobre ella. De nada sirve analizar, estudiar, leer, conocer, intentar comprender. Al final le revientan las entrañas  a una la conciencia de tantas almas, tantas vidas, tantos cuerpos con pensamiento y sentimiento luchando, sufriendo, queriéndose, matándose… tanto ser humano vivo para nada. Lo de menos es la sangre; lo de más, el llanto, la tierra arrasada y vacía, los edificios destruidos, los hogares destrozados, la mirada del niño, la injusticia del que gana. Toda victoria es una injusticia, pero en una guerra fratricida la victoria de uno es un crimen contra el otro.
Creo que no tenemos perdón por no haber sabido aprender nunca, y tal vez por eso mismo, nunca podremos salvarnos, vivir en paz, medio felices, medio prósperos quizás…
Medio decentes al menos.

Sofía Serra (9/Octubre/2012)

2 comentarios:

Karin dijo...

De acuerdo, y tristemente se puede aplicar a cualquier país...

Ramón María Vadillo dijo...

La triste realidad, hay veces que me pregunto o pienso (Uf, que palabra más grande) si en realidad alguien gana en una guerra, nítido texto Sofía.

Abrazo

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.