sábado, 14 de abril de 2012

Miedo

Miedo


Ese mar tan lleno y desconsolado,
este pecho tan grande y llano,
esta habitación desierta de blancos
y ruidos y negros y affaires, esta soledad
inmediata de araña colgada del techo
y el verde sucio de las paredes
destiñe sus ojos, al final
la solitaria dama se acuclilla
en el rincón más oscuro del mundo.
Se oculta hasta la saciedad de las horas,
que nunca se hartan.


quién continuará hasta dónde
y por qué
—no yo no yo—
lista a todas horas,
semejante espera transmite
la Stabat Mater tras la aurora.
Pero no yo, no yo.


socarrónica majestad ilesa,
abotargado grisú de verdes
sin pabilo que lamentan
una ventana
que los brille…


pero tú no.
Tú, no.

Sofía Serra (De Suroeste)

4 comentarios:

Ramón Ataz dijo...

El poema entero es muy bueno, pero en particular esa primera estrofa impacta, remueve por dentro y se queda ahí, dando vueltas y vueltas. Aplausos, Sofía, gran poema.

Un beso.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Gracias, Ramón, eres muy amable.
Besos matutinos.

eloy dijo...

Coincido con Ramón en todo, es un gran poema.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Gran poema es tu presencia aquí leyéndolo. Gracias, Eloy.
Un beso

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.