miércoles, 21 de diciembre de 2011

Sembrar lechugas

Sembrar lechugas
partiré las tablas de la ley
sobre mi cadera, que es más fuerte
que tu dios y mi pudor


ahora llega la hora del recóndito.
cualquiera sabe donde estaremos,
pero recuerdo las lechugas recién sembradas
y sólo quisiera estar allí,
mirándolas,
tú con tu cerveza bajo el alcornoque
yo con mi tinto con casera
y las botas de agua llenas de barro
de haber andado los dos
en cuclillas enterrando
nuestros dedos que se rozan
bajo el blando légamo
y el sol
qué alegría la luz dorada
del sol
a cielo abierto
bañándonos como


si dos peces
iluminados
fuéramos


nacidos más allá,
durante ese sueño
que durmió el día
cuando vivía sumergido.


Sofía Serra. Diciembre, 2011

2 comentarios:

eloy dijo...

Qué poema tan físico. Me apunto a la cerveza en el porche, el olor a tierra mojada y mirar cómo crecen las lechugas. Poema rocío, poema tierra... Me gustó

Sofía Serra Giráldez dijo...

Bueno, el "porche" queda como a 100 metros del huerto donde las lechugas, ¿eh?..o sea, que la cerveza y el tinto han de ser ingeridos en pleno huerto y tras la faena de la siembra, :).
Todas las manos son bien recibidas en el laboreo campestre, así que cuento contigo para la próxima.
Gracias por esas palabras tan bonitas sobre él, Eloy.
Un beso

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.