lunes, 20 de junio de 2011

Poema para Agosto

La dosis y la desmedida

Poema para Agosto

siniestro e indoloro cautivando
el obsequio, madreperla
benevolente culminando
la hechura de la vasija
desde el barro, limo y centinelas
bajo las palmeras de este oasis
zurdo y regalado.
Las chumberas multiplican
higos verdes: este justo verano
terminará por endiosarse
con la aureola del agosto
arenoso y libre.


Y cuánto sueño duerme
bajo las ojeras de tus testículos
tan jadeantes. Ellos piensan púdicos
y sosegados por la espera
de mis manos, y no habrá un solo vino
que desechen
cuando sed a solas manen
cuando yo te hable
del fango y de la sangre
volverán las heladas fuentes
a derretir el blanco mármol
en la verdina fresca de mi pozo,
esa luz redonda que cultiva
el agua liberando el milagro
de los panes y los peces
en el desierto.


Sofía Serra. Junio, 2011.

4 comentarios:

jorge dijo...

que bueno, sabia que visitándote iba encontrarme con un inmenso poema. odio el verano y los versos emulan el agua fresca necesaria para dar de beber a las plantas y atusarme la melena que el estío acabará cortando.

Sofía Serra Giráldez dijo...

A mí ya me la ha cortado, la melena...;)
Me alegra mucho oírte, Jorge, y que el poema te haya gustado, también.

Un beso, :)

eloy dijo...

Pues ese Agosto tuyo viene con más humedad de la prevista. Sospecho que será un buen verano.
A mí, al menos, me dejaste un rastro de frescura en el rostro. Y eso, desde aquí, se agradece.

Un beso de Agosto soñado (que nunca colmará las espectativas)

Sofía Serra Giráldez dijo...

No sueño con ningún tipo de Agosto, pero sí prevengo contra los que no me han gustado...:) Que agosto sea como él es, sin que los hombres metan la mano (o la pata, :D).
Un beso, Eloy

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.