miércoles, 22 de junio de 2011

Célibe Afrodita

(Correcciones "Los parasoles de Afrodita". A salvo de las que surjan con posibles revisiones, lo doy por terminado... arfgh... :D)


Célibe Afrodita

No me caso con nadie.
Y me despeñaré,
imparcial y ufana,
clara y complaciente
con la piedra,
piedra, piedra que hinca,
clava la zarza y llora la saya,
que allá voy yendo y cayendo en el arrojo
bronce de las retamas
que desgarran con señas
la piel de mis zancas
de fémures rotos y quejigo
que insta y que quema
la paja de guardia.
Duermo, sueño:
Fundido en negro.


Los bajíos del óseo marino vadeo,
las simas abisales calientes,
las cárcavas de sales salvos
los saldos triangulares y minerales
que espinan y traspasan:
simiente de grava bajo las hullas de las Eras
goza
fornicando al aire,
que no aúlla,
que no abre fauces a la marina dentellada.
Ese nigromante en do menor,
con bemoles secretos bajo las axilas
de un tú ya agostado, ya sometido
al grave sol,
adquiere semblante.


Conmigo me quedo con voy de ti,
¿cuándo me encontraré?
Allá por donde surque la Belleza,
que del ombligo brotas,
flor abierta llaga en vela
que del suelo al cielo cae.

Sofía Serra, 2010

2 comentarios:

Ilkhi dijo...

Enhorabuena, Sofía, te felicito por esos Parasoles de Afrodita. Me gusta ese final "que del suelo al cielo cae" Urania con todo su grandeza.

Abrazos entre luces

Sofía Serra Giráldez dijo...

Gracias, Ilkhi, gracias por estar aquí-ahí también en este momento.
Un beso.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.