viernes, 8 de abril de 2011

Muda

Muda

no sabes de qué hablas,
y así, al encuentro cruel,
cruenta boca, el estómago crudo
parlotea por los nudos
de mi boca tiempo aliento
de mí y un presente
no logra abrazar
o abarcar.


tendré que no decir al sol
en el hálito sin aviso de suelo,
en el implícito asomo al vacío
salto de mi estómago a la huella,
en el instante preciso en que la palabra
queda
sin habla.

Sofía Serra. Abril, 2011

6 comentarios:

jorge dijo...

a veces el silencio, bloquearte y no decir nada, es una salida digna a cualquier situación.

Leonardo B. dijo...

[soletrado esse vento gigante dentro da palavra,

recolhido o pequeno sopro, verso

o poema inventa a dança, de si, em si, ao mundo]

um abraço,

Leonardo B.

Sofía Serra Giráldez dijo...

No creo en esas "dignidades", Jorge, :)
Saludos

Sofía Serra Giráldez dijo...

eso es, ..sí, Leonardo...eso, eso
Un abrazo

jorge dijo...

pues que afortunada, yo siempre tengo que dejar el coche encendido y la puerta abierta

Sofía Serra Giráldez dijo...

No creer en determinadas cuestiones no proviene de una "suerte" o "fortuna", Jorge, sino de una actitud ante las cosas, lo que normalmente implica un gran esfuerzo. Romper la inercia a la que todos los seres humanos somos más o menos proclives no es tarea de escapistas.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.