miércoles, 15 de septiembre de 2010

Un día muy especial


Título de la fotografía: Retrato de un verano

¿Suceden extrañamente las cosas o las cosas nos suceden tal como somos, y entonces no puede concluirse más que los extraños somos nosotros, esos que sin preverlo, pero sí siendo conscientes, tomando decisiones que nos van encaminando, terminamos por construimos como arte y parte de aquello sobre lo que trabajamos? El perjuicio cognitivo que conlleva la situación a nadie se le escapa, pero no se trata de perjuicio en su estricto sentido, no malignea, ni daña ni limita, no menoscaba, simplemente abre otra dimensión a los efectos que sucesos acontecidos pueden provocar en nuestro estado anímico, emocional o simplemente ambiental, y diría que hasta a las causas, o al menos al análisis de ellas.
Toda la vida, o al menos casi una media, deseando ver un poemario mío puesto en papel, tatuado, bellamente tatuado habría dicho yo entonces, y digo ahora, con el nombre de una editorial en su portada, para al final, cuando esto sucede, cuando por fin sucede, pasarme desapercibido, completamente desapercibido el logro de la cuestión.
Psicológicamente, todos lo sabemos, la ilusión del empeño, del esfuerzo por el logro, se desarrolla y establece antes de la consecución del mismo. Es lo que nos hace movernos, avanzar, caminar, desplazarnos del antes al presente, del presente a lo que llegue. Y sin embargo no hacemos mientras trabajamos para ello más que quejarnos sobre cuánto cuestan las cosas, aquello que con altavoz o sin él persignamos con el nombre de "sueño" por realizar. Cuando si fuéramos conscientes de la realidad de nuestra propia existencia, tendríamos que sonreír y hasta reír con el alma abierta por la oportunidad que nos ofrece el tiempo de vida de poder luchar por lo que sea deseemos.
Cuando se obtiene, se logra, se alcanza lo anhelado, se acaba. La ilusión en sí finaliza. Es, creo que hasta fenomenológicamente, su propia idiosincrasia. Sin duda llegarán otras ilusiones, otros empeños, otros anhelos por los que seguir trabajando que conseguirán mantener viva la llama de la ilusión, inmediatamente llegarán; aunque cuando pienso en mí apostaría la cabeza a que se solapan, como las cartas que el hábil croupier logra extender unas tras otra sobre el fieltro verde de la mesa de juego, la mesa que no es más que el campo de vida.
Esta mañana me asomé a la página de Bohodón y allí estaba efectivamente, mi poemario, ya a disposición de cualquiera.
He tardado todo el día en poder hacer esta entrada, escribirla. Sigo sintiendo como esta mañana. Resulta muy agradable verlo ahí. Mucho. Sólo algunas personas contadas con los dedos de una mano saben cuanto le subyace, diría que como a cualquier libro que uno decida escribir e intentar verlo algún día publicado. Pero reconozco que debo sufrir una especie de desdoblamiento. Sé que lo escribí yo, y sonrío al pensarlo; pero al igual que esta mañana, cuando miro la página actual de Bohodón en la que a la vez que la miniatura de mi libro se han colocado también las miniaturas de las últimas novedades de la editorial, lo que me llena de verdad el alma de pura satisfacción es saber que en la edición de esos seis libros que tan primorosamente aparecen dispuestos he colaborado de alguna u otra forma. En unos más, en otros menos, pero con todos he tenido el privilegio de o simplemente verlos pasar por mis ojos o en otros verme a mí misma sudando tinta china con dolores de cabeza incluidos fruto del esfuerzo por intentar hacer las cosas lo mejor posible, sabiendo que tras cada libro hay un ser humano que igualmente se ha esforzado para conseguir una ilusión, para la consecución de un logro: VER LIBROS lanzados al aire de todos los ojos para que los que sean que lo decidan puedan leerlos.
Por eso esta entrada va introducida con esa "fotografía", esa es la imagen desde mi sentir de lo que de hoy hablo. Ese privilegio desde luego se lo debo al equipo humano de la propia editorial. La confianza que las personas que lo conforman depositaron en mí me ha permitido disfrutar de una de las mayores satisfacciones de mi vida. Es algo por lo que les estaré siempre profundamente agradecida.
Mi libro también vuela ya. No sé si es desdoblamiento o que las "cosas escritas" adquieren mayoría de edad. Son hijos del autor, sí, pero como con cualquier hijo llega un momento en que, naturalmente, ya lo contemplas como emancipado.
No, desde luego no me importará prepararle unas croquetas para que se las lleve a su casa. Al fin y al cabo un hijo es siempre un hijo por muy mayor que sea, pero como cuando parí al de mis entrañas de carne, siento que escribo para darle al mundo algo, lo mejor posible desde mí por poco que yo valga, y darle a ese hijo un lugarcito en el que poder vivir.
Ahora ya sí creo que es de verdad poesía. Dueña de sí misma y para quien la quiera. O va camino de serlo, ya tiene más posibilidades de llegar esos ojos que lo recreen, lo reconviertan, lo asimilen o lo desprecien.
Ojalá pueda parecer digno de, aunque sea, recibir críticas negativas. Para eso sí seguiré siendo su madre con altavoz, para aceptarlas.
En el fondo, más que en el fondo, en la base sólida y sincera que mantiene estas palabras que hoy escribo lo que percibo es que ese libro ya, afortunadamente ya, no me pertenece.
Será de quien lo lea.
Y eso sí, ojalá tenga muchos padres y madres, o hijos o nietos, o lo que sea.

Picando aquí se puede acceder a la página propiamente dicha, de donde he extraído las capturas de pantalla que me han permitido hacer el montaje que he resuelto llamar "fotografía" de esta entrada.

13 comentarios:

Jose Zúñiga dijo...

En efecto, Sofía, te quedas como dèspués de un parto (supongo, yo no he parido). Y gusta verlo ahí, creatura nuestra expuesta a las miradas no siempre benévolas. Gusta, por el esfuerzo; y también un poco por el ego, a qué negarlo.

Pero yo venía a darte la enhorabuena, a expresarte mi alegría presente y ausente y a desearle a ese libro (espléndida la imagen de portada, es tuya?) una vida larga y feliz. Y a proponerte un trueque, jeje, ya sabes que me gusta hacerlo con los libros de autores que conozco.

¿Para cuándo las presentaciones de rigor?

Bss

Anónimo dijo...

(Soy sofía, por no loguear otra vez, me traen locas las cuentas de gmail)

Hola, José, :).
Sí, claro, la fotografía es mía, forma parte de una serie que está por ahí abajo en el blog enlazada, "la playa tiene nombre de mujer" se titula, la serie. La modelo es mi sobrina más pequeña, :).
Bueno, digo lo de claro, porque creo que bien sabes que en mí fotografía y poesía permanecen indisolublemente unidas, y por otro lado más prosaico, teniendo tantos miles de fotografías hechas..en fin, jeje, que para qué utilizar otras de otras personas, ¿no?...aunque nunca se sabe.
En este caso la fotografía va intrínsecamente unida a la escritura de ese poemario, por fecha y por concepto.
Lo de las presentaciones, ni idea aún, gracias por preguntar. Iré dejando aviso conforme sepa algo. Tú sabes que yo, nulo conocimiento de estas cosas, :).
No me importa lo del trueque puesto que es costumbre tuya, pero tengo siempre en mi cabeza adquirir algún libro tuyo, aunque como no sé dónde hacerlo, la mayoría de las veces se me pasa, si me lees déjamelo dicho, por favor. Por mí, dinero en mano en ya, me compraría todos los tuyos.
te propongo otro trueque, a ver qué tal, ;). Si tuviera que ir a Madrid, que no tengo ni idea, y las circunstancias fueran proclives, a cambio de regalarte uno mío, recitarías algún poemita conmigo, o como mínimo, ¡estarías allí?....:))), ya me dirás, ;)
bessssos, :)

Y MIL GRACIAS, José

Jose Zúñiga dijo...

Por supuesto, Sofía, nada más grato que compartir contigo esa presentación, cuenta con mi asistencia y, si piensas que aporta algo mi lectura, pues también (todo salvo imponderables, claro, que ahora es imposible adivinar).

En cuanto al trueque, hecho pues. Aunque respondo a tu generosisdad dejándote el enlace donde puedes adquirir el libro "Tiempo a destiempo" por correo. El editor se pondrá muy contento; y yo, que estas cosas también llegan... No hay problema, tengo otros libros para el trueque, jeje.

Aquí el enlace de la editorial para cortar y pegar (no sé hacerlo de otra forma):

http://www.poesiaerestu.com/EDITORIAL/

Bss

Anónimo dijo...

¡Muchísimas gracias, José!
Copio y...hablamos, :)

Anónimo dijo...

Emhorabuana, se el trabajo y el esfuerzo que has puesto en este poemario que es una gran obra y entiendo lo bien que te debes sentir de verlo publicado. Te deseo mucho éxito. María Rosa

Anónimo dijo...

Muchas gracias, María Rosa.
Sofía

(Margen Cero) dijo...

Amiga Sofía:
Enhorabuena por tan bella publicación que creo te dará muchas satisfacciones.
Es posible que la ilusión (o la tensión del esfuerzo) finalice cuando alcanzamos algo anhelado, pero, me parece a mí, cada ilusión es sólo parte de un gran sueño en donde buscamos «las alegrías regaladas por las eternas distancias azules», como escribes en uno de tus poemas.
Tu poemario acaba de echar a andar y, como te digo, será mensajero de nuevas ilusiones y retos.
Los que intentamos (re)crear el misterio con una cámara en las manos sabemos que una fotografía nunca será la última: por mucho que ésta nos haya satisfecho siempre habrá otro recodo en el camino que nos incitará a descubrirlo.
Disfruta de este momento de alegría y de los que, sin duda, te deparará en breve «La edad de la inocencia», pues un libro, como un hijo o como la vida, es algo irrepetible.
Afectuosamente,

Anónimo dijo...

Querido Pedro, muchísimas gracias por tu visita y tus palabras que me llenan de alegría e ilusión. Tener amigos como tú engrandecen el espíritu de una.
Un abrazo enorme

Sofía

Juan María Jiménez dijo...

Amiga Sofía, acabo de leer ese bellísimo texto que te/me precede a la lectura de tu libro. El relato del amor que sientes y depositas entsu nueva criatura. Lejos de ser un prefacio o un comentario de texto, o el anuncio de una nueva publicación, es un delicioso ir y venir por la creación y sus consecuencias. Desde el cariño o el temor, hasta los deseos y el adiós. Es un pasaje por tu alma (escrita con minúscula, no porque sea menor, sino por desraizarla de cualquier connotación religiosa), abierta, como haces con tu poesía, a la pluma o la lengua de quien la visitara, sin temor a que la descarne o la sublime. Porque eres, al fin y al cabo, inmune a la codicia o a la servidumbre y eso te da una enorme ventaja sobre el resto. Amiga poeta, siempre con la dulzura y el genio necesarios, con la agudeza y la placidez conveniente, con espíritu y carne perfectamente equilibrados, y algunas dosis mayores de aventura y sorpresa prestas para la enjundia de la vida y de las letras, te disfruto con la esperanza de hacerlo como tú lo haces: plenamente. En cada palabra y en cada silencio, en cada suspiro y en cada lágrima conversa. Te disfruto con afán de continuidad. Y eso gano. Enhorabuena y feliz parto. Del resto, de las maternidades y paternidades posteriores a tu alumbramiento otros habrán de contárnoslo.
Juan María Jiménez. Tarde del martes 21 de septiembre.

Anónimo dijo...

Juan maría, me has emocionado. ojalá podamos conocernos pronto y expresarte en persona mi sincero y profundo agradecimiento. por muchas cosas con las que me has regalado, pero también por estas hermosísimas palabras , que me da igual merecer que no, es juicio es tuyo, no te voy a robar un derecho. Yo sólo puedo hacer esto: Agradecèrtelo.
un abrazo, querido amigo.
Sofía

Jorge dijo...

Enhorabuena (compi de editorial ;P)
Me has hecho recordar ese mismo momento que cuentas, de ver el libro ya ahí, a disposición de cualquiera. Es algo increíble e inolvidable.
Seguro que te trae muchas alegrías esta criatura.

Te leo desde hace un tiempo, llegué desde el blog de la bonita Eva (Márquez), pero como tengo temporadas perezosas con esto del blog, lo he ido siguiendo un poco en silencio...
Pero aprovecho para decirte que me gusta como escribes y tu fotografía, y que seguiré leyéndote.
Espero conseguir algún ejemplar firmadico, a ver si da la casualidad que en alguna presentación que hagas por Madrid puedo estar allí. Y si no, ya me encargaré de que lo recoja alguien :)

Lo dicho, enhorabuena, y nos vemos.
Besos.

Jorge dijo...

PD: La portada del libro me encanta! :)

Sofía Serra Giráldez dijo...

¡Hey, jorge, qué alegría me ha dado saber de ti!..de verdad, te he oído nombrar tantas veces y nunca, nunca, he conseguido dar con tu blog, eras como un misterio insondable para mí, jejeje.
te doy muy efusivamente las gracias, ¡mucho!, y me voy ahora mismo a tu blog a hacerme seguidora tuya, ;).
Y por supuesto que sí, a ver si aclaro ya lo de algo en Madrid, me encantaría contar con poder conocerte allí.
Un abrazo grande, y un besazo

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.