miércoles, 1 de septiembre de 2010

El mío cardio no se infarta


Sólo tú sin nombre


Duelen a veces las patrias: Suelen.
También las matrices: Hacen.
Duelen en otras los enseres sobre los que vacilamos,
si pensar sí,
si pensar no,
ajustamos el estómago a las curvas
ciñendo nuestro patri-monio, o matri-monio,
a meras huellas de partidas. O llegadas.
De nacimiento o defunciones,
(de cualquier tipo, hechura o estilo, todo hay que decirlo)
están los archivos llenos, colesterol que satura a
los ácidos que nos ayudan a digerir
que no somos ya, no somos ya
ni apenas un designio divino.
Ni siquiera amor,
ni siquiera pábilo.
Si acaso sombras, sombra mía, sombra tuya y sombra del otro más el edificio
o la señal al ocaso,
sombras juntas,
sombras fundidas en sombra una sobre el suelo.
Él nos redime de los límites.
También de las circunstancias.
¿Qué nos queda entonces?

Sofía Serra Agosto, 2010

2 comentarios:

  1. Y aún con las sombras puede uno vivir y jugar. Juegos chinesco, esos sí. Nos queda la palabra.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, José, :), siempre me da alegría que me salten tus palabras .
    Un beso

    Sofía

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.