lunes, 21 de septiembre de 2009

Txocolat



Negra amante, cálida copa, abundo sobre tus formas
sumergiéndome en tu fragante aroma estival de tierra mojada
cuando ya nadie la espera, a la lluvia.
Generoso fraude empírico que me barre hacia dentro como para contagiarme de mí,
ineluctable soplo semidivino, mío, nada más bello salvo el ahogo de puro oxígeno,
el hielo embarrado, el hielo achocolatado,
el calor agradecido que recorre mi garganta
penetrando en mi sementera.
Mi tierra llena, mi cauce inundado, mis límpidos rayos de sol entre las encinas submarinas.
Mi poesía, mi lo que haga, mi tú, mi generoso despertar, mi voz luminosa,
mi grito de alegría, mi risa…
¡no sé qué más decir!

salvo que existes de verdad.
Si yo te siento es porque existes. Nombren como te nombren, como tú sólo hay una.
…y yo no nací en la calle, sino fundida en tu horma,
porque no eres más, aunque me equivoque,
que mi propia osadía.


Sofía Serra, septiembre 2009

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.