domingo, 3 de septiembre de 2017

¿Dónde está Santiago Maldonado?




Exijo al gobierno español, mi gobierno, el gobierno que he acatado conforme a las reglas del juego democrático que se implique como país se presupone que garante de los DDHH por detectar y conocer el paradero de Santiago Maldonado.

(Como no consigo encontrar un enlace en condiciones que hable sobre el particular -¿por qué parece que para este país solo existe Venezuela como país Sudamericano?-, me he decidido a preguntarle a alguien cuya honorabilidad está por encima de toda duda. Ahí dejo su respuesta, las negritas, mías.)

"Es imposible encontrar algo decente porque sencillamente no lo hay. Los medios están comprados con un par de excepciones, y esas excepciones difícilmente den una síntesis.Lo más tenebroso del caso es que mucha, muchísima gente cree en las versiones de la prensa, que rozarían lo surrealista si no fueran en realidad perversas.
Hubo un reclamo en Chubut, una provincia argentina del sur, en la Patagonia. Un reclamo de la etnia mapuche por sus tierras, etnia que forma parte del tronco araucano -sí, el de La Araucana de Ercilla. Era un grupito de indígenas más algunos blancos que se sumaron, como Santiago Maldonado, un artesano con alguna participación, más hippie que otra cosa, en la izquierda. No era kirchnerista.
Llegó la Gendarmería, que en este gobierno se ha cebado con represiones varias. La proporción numérica fue de 10 a 1 - 10 gendarmes por cada indio. Golpizas de rigor, los manifestantes huyeron a cruzar un río. Santiago no sabía nadar. Fue aprehendido por gendarmería y nunca más se lo volvió a ver. Gendarmería niega, por supuesto, tenerlo.Desde entonces, por supuesto, empezaron los reclamos de la familia de Santiago y de los organismos de DDHH. Y por el otro lado -Ministerio de Seguridad y prensa- una operación mediática que incluye los siguientes desvaríos:* el grupo mapuche tiene 77 atentados terroristas (de los que nunca nos habíamos enterado, por supuesto)* el grupo, y Santiago, están financiados por: las FARC colombianas, el ISIS, la ETA, el extremismo kurdo, una ONG británica - imaginate, un grupo de indios harapientos logró la concordia de todos esos inconcordiables; cuando se les hizo una requisa, los indios solo tenían serruchos, hoces y un hacha. Después se les agregó contactos con la Universidad de las Madres y el kirchnerismo.* se empezó una operación mediática en la que Santiago "aparecía" y luego todo era desmentido: primero en Entre Ríos, muy al norte de los hechos, paseando en un supermercado, o en Chile, o en Brasil; o lo tenían secuestrado los propios mapuches; o lo tenían oculto los kirchneristas (a esta altura del mail, ya no sé si llorar o reír, pero juro que hay gente que se tragó todo esto)* el juez pasó la carátula a desaparición forzada pero las pericias se hicieron cuando gendarmería ya había lavado sus armas, camionetas, todo* se estigmatizó a la familia* se volvió al "algo habrán hecho"* se aprovechó para reivindicar el terrorismo de Estado en la Dictadura; los políticos en el poder fluctúan entre el negacionismo (no hubo tantos desaparecidos, o no los hubo) o la apología (los hubo, pero fue necesario, los militares obraron como era necesario).
Así que los que hemos estado llenando facebook y las calles, lo hemos hecho contra el discurso oficial y el del 90% de los medios. Idem, los docentes que hablaron en las escuelas del tema. Ergo, fuerzas de seguridad ingresaron armadas en las escuelas e interrumpieron clases y detuvieron docentes o iniciaron sumarios. En la provincia de Córdoba en una sola noche entraron en varios locales de DDHH o políticos en razzias preventivas.Se hicieron dos mega-marchas pidiendo la aparición con vida. En la primera estuve, en la segunda no, yo estaba engripado. En la segunda hubo unas 300 000 personas solo en Baires, y casi un millón contando todo el país. Pues terminó con un show armado por la propia policía cuando ya hacía una hora que había comenzado la desconcentración. Unos lúmpenes empezaron a arrojar tachos de basura o hacer pintadas. Y ahí comenzó la balacera de goma y gas pimienta sobre cualquiera que se cruzara. De hecho, los detenidos todavía no han sido liberados.
Todo este show, por supuesto, lo votamos nosotros. He ahí la ironía y la tragedia, todo juntito."



No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.