viernes, 20 de marzo de 2015

Aman(i)ta caesarea

Aman(i)ta caesarea

(Al tránsito de Venus ante el Sol la madrugada del 6 del 6 de 2012)

muerto el hombre se domestica
la raíz el agua-fuerte
levanta la tierra
aflora la adormidera huevina,
tanta yema tan naranja
como el bokeh de Venus
cuando esta noche ha pasado
por delante del sol.
Como Afrodita, aunque sin quemarse.

Las tanas me recuerdan de dudas
la siembra de mis añadas mozas,
cuando aprendí a deletrear
m-a-d-r-e-s-e-l-v-a
tras haberme perfumado
en los maitines de mi madre
cuando ella llegaba del trabajo
con su uniforme de enfermera
para echarlo a la lavadora
según yo dudaba y sembraba
pequeñas setas en el aire
de mi habitación a oscuras
hasta hoy.

Si la yema, si la flor sobre la tierra:
un hongo puede ocupar kilómetros
bajo el suelo pero yo no me mido,
encuentro sol y me desnuco.

Así que no soy Venus.

Miro siempre de frente,
¿no veis mi tez morena?


(este poema se haya publicado en "Signos cantores. Selección de poemas 2009-2012", aunque lo he modificado ahora ligeramente. Pertenece a "La exploradora" (Ciclo Suroeste)

10 comentarios:

Robín dijo...

Pasando por la orilla algo húmeda de este blog, con paso lento para no despertar a nadie; caí sobre tu esporádico trinar y enlacé con Mariscal Montes que mi incultura no sabía. Me di cuenta, que el hombre nacido en el 92 y evanescido en el 77, era un caso harto asombroso de escribiente muerto algo antes de nacer. Me ocurrió igual a mí un día en el metro de Vil Vaho.Iba ya muy tarde y con `prisa, a pasar un test, de la estación de San Ignacio a la de San Mamés.Tres estaciones más allá.Corrí después de pasar mi bono de 10 billetes por la máquina que marca la hora de entrada y después la de salida; por medio segundo apenas no me aplastaron las costillas las puertas que se cerraban con fuerza, del vagón; corrí de nuevo hacia la salida en San Mamés, cerca de dónde inútilmente mal luce el campo de fútbol nuevo, inflado y desmedido, como si fuéramos un Madrid 10 veces mayor de lo que somos en una villa que, loca de obras inútiles se puede convertir en una golosina apetitosa para un próximo nuevo terrorismo, de dentro de 40 o 50 años, que quiera conquistar para ellos solos, con la mentira de la independencia y la otra mentira de la honestidad, el pastel vasco repleto y desbordante. Noté el pitido de la máquina, me paré en seco; leí lo que el computador había impreso; traté de comprender porqué me había cobrado dos viajes en vez de uno : había llegado, la hora de salida así lo atestiguaba, los relojes en un metro apenas bebé no estaban aún bien sincronizados; un minuto exactamente antes de haber salido, con la virtualidad vil vahína de un auténtico taquión. Donde estará Blas de Otero, que de aquí estuvo. Qué ojos más abiertos hay que tener...

Robín dijo...

El título del breve texto anterior bien pudiera ser :

"" Bilbao tiene el metro más rápido del mundo. Con él se llega antes de haber salido; lo he comprobado.""

Robín dijo...

Corrección; no he superado aún, a mis 61 años, el hecho de que me criara en Francia,cuya palabra "honnêteté" lo dice ella sola todo.Donde dije "honestidad", debí decir" honradez"; donde dije digo no digo Diego, digo bien dije.



Pasando por la orilla algo húmeda de este blog, con paso lento para no despertar a nadie; caí sobre tu esporádico trinar y enlacé con Mariscal Montes que mi incultura no sabía. Me di cuenta, que el hombre nacido en el 92 y evanescido en el 77, era un caso harto asombroso de escribiente muerto algo antes de nacer. Me ocurrió igual a mí un día en el metro de Vil Vaho.Iba ya muy tarde y con prisa, a pasar un test, de la estación de San Ignacio a la de San Mamés.Tres estaciones más allá.Corrí después de pasar mi bono de 10 billetes por la máquina que marca la hora de entrada y después la de salida; por medio segundo apenas no me aplastaron las costillas las puertas que se cerraban con fuerza, del vagón; corrí de nuevo hacia la salida en San Mamés, cerca de dónde inútilmente mal luce el campo de fútbol nuevo, inflado y desmedido, como si fuéramos un Madrid 10 veces mayor de lo que somos en una villa que, loca de obras inútiles se puede convertir en una golosina apetitosa para un próximo nuevo terrorismo, de dentro de 40 o 50 años, que quiera conquistar para ellos solos, con la mentira de la independencia y la otra mentira de la honradez, el pastel vasco repleto y desbordante. Noté el pitido de la máquina, me paré en seco; leí lo que el computador había impreso; traté de comprender porqué me había cobrado dos viajes en vez de uno : había llegado, la hora de salida así lo atestiguaba, los relojes en un metro apenas bebé no estaban aún bien sincronizados; un minuto exactamente antes de haber salido, con la virtualidad vil vahína de un auténtico taquión. Donde estará Blas de Otero, que de aquí estuvo. Qué ojos más abiertos hay que tener...

Robín dijo...

Muy Buena noticia. Por fin el Quijote traducido :

http://hemeroflexia.blogspot.com.es/2015/03/traducir-el-quijote.html

Sofía Serra Giraldez dijo...

No puedo opinar hasta que no lo lea, pero como no creo que lo haga nunca, me lanzaré: no entiendo la falta que hacía, porque, a la contra también sé que esa posible "traducción" no va a generar más lectores de la obra. Ventas sí, eso, del tirón.
Cuando conseguí leerlo por primera vez de una vez tenía unos quince o dieciséis años. Me recuerdo con las lágrimas saltadas de la risa que su lectura me provocaba en algunos episodios, si mis padres vivieran podrían atestiguártelo. A la vez que ese estado recuerdo como soplos de mi indignación: ¡¡¡nunca me dijeron que con el quijote una se reía!!!! A pesar de haber tenido buenos profesores de literatura jamás nos enseñan la esencialidad de la obra, al menos para una mente adolescente, jamás.
Me parece una canallada que hayan sustituido vocabulario (no entiendo de otra forma eso de la "traducción") para hacerlo más entendible. me recuerdo descubriendo palabras del castellano antiguo a través de El quijote que al menos en esos años de mi vida pasaban por hipermodernas.

No sé lo que habrá hecho el señor Trapielllo, así que lo dicho más arriba, mejor no opino.

Sofía Serra Giraldez dijo...

He mentido sin querer, recuerdo a mi padre ahora diciéndome de más pequeña que era como un tebeo...y yo no atender a sus palabras.

Sofía Serra Giraldez dijo...

Nota al margen: al señor Trapiello, a su blog, lo desenlacé hace algunos meses de ahí al lado por contemplar sus opiniones políticas como peligrosamente arcaicas.

Robín dijo...

Yo defiendo a Trapiello; sin condiciones.

Sofía Serra Giraldez dijo...

Haces bien.

Robín dijo...

https://www.youtube.com/watch?v=06GVrYP6NKs&list=RD06GVrYP6NKs

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.