miércoles, 2 de julio de 2014

Poema de amor II


Poema de amor II

No necesito leer para saber qué
te duele, tu grito
es mi consuelo no
por igual sino
por común ambos
y su-fijo de mí
y yo su-fijo de ti
como la suerte
que al fin y al cabo
, como la cola y la cabeza
de la serpiente se unen, nos
hila, nos funde sin
confusión de uno
sino tan sólo
explicación de dos.

Como los árboles juntos
de tan bosque vergel
verde y suelo de fondo
y el lucernario de las amplias.
porque la luz
es ordenada de cualquier
co-ordenado, el tiempo,
la abcisa,
nuestro compañero.

Un tema, o una vindicación que se repite constantemente en mis poemarios, la de contemplar al tiempo como nuestro compañero, no como ese enemigo o dimensión casi evanescente tan clásicamente nombrado. La primera vez que lo hice fue en un poema de "Canto para esta era", allá por 2009. El poema se tituló "Poema de amor", que escribí en uno de esos días que una se siente especialmente cansada o triste, como un intento de consuelo para mí misma, una caricia, un bálsamo. Nació como un poema de amor a mí misma, vaya, aunque efectivamente aquél puede leerse como un poema de amor entre dos seres humanos. ¿Y qué es el poeta sino otro ser humano dentro del mismo cuerpo de una?

Este no, este lo escribí como intento de consuelo a alguien que me había querido y moría. pero al que el sino o la suerte le había deparado la fortuna o el infortunio de reencontrarme, si no en el amor de pareja, sí en el fraterno, ...antes de morir... efectivamente.
Su primer verso se inspira en un poema que le escribí con 19 años: "No necesito mirarte para saber [...] (ya no recuerdo más, pero bien sé que él era la única persona que conserva textos poéticos manuscritos míos).
Por otro lado vuelvo a repetir la idea del eje de las coordenadas como clave de las circunstancias en la vida, las importantes, las del encuentro del "lugar", de lo verdadero, jugando con la luz y el tiempo (l abcisa, la horizontal como la costra dura de la nomenclatura) como dimensiones del hallazgo, una idea ya desarrollada en alguno de mis anteriores poemarios, creo que uno de la trilogía "El hombre cuadrado". En cualquier caso, este poema creo que redunda en el hecho de su ecumenismo. A mí misma me explica ahora este momento de mi vida y me sirve para darle aliento a quien amo. La poesía que escribo, que para mí se escribe por ella misma, también me habla a mí, a ese "otro ser humano" distinto del que escribe los poemas.

1 comentario:

Rafael dijo...

Te leo, una vez más, y simplemente disfruto con tus letras.
Un abrazo y el deseo de que la sonrisa nunca se borre de tus labios y tu alma.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.