domingo, 10 de marzo de 2013

Performance del trabajo

Performance del trabajo
Belleza, de ella abuso
hasta que me deja
ajada, vencida y fea.

Mañana

quiso el sol
redoblar sobre tus ancas
brillantes de quién vas
a presumir en tu dicha risa
si no de esas altas luces
con las que nievas las crestas
de los potros y las olas.
Creo que ya comunicó bastante
la obstetricia de tus manos.
Dónde se busca
el caracol
sino en su casa.

Tarde

Los ornitorrincos cuelgan cabeza
abajo, la genuflexión de tus mejillas
combate contra el cielo
como si el agónico cerraje lastimara
tus hondas y perpetuas manos abiertas
curvando mi cóncavo pecho
tan vacío. Aguas mil gotas
de este chubasco prodigioso
entre el sol y la tarde.

Pensar en ti si te asustas
como la pluma grácil
ante la yema de mis dedos.
Ellos pasean y yo estorbo
el aliento de mi propia mano.

Debo irme del mundo
y sus goces venerar
la solitude magnífica
en el páramo callado
lejos del asomo a los ojos de ti.

Accederé como el caracol
a su suerte de invierno
y espiral de ocaso.

Sofía Serra (De Suroeste)

1 comentario:

Rafael dijo...

Quizás la poesía es un poco de todo esto y de saber penetrar en su profundidad para, con delicadeza, sacarlo a la luz en los versos.
Un abrazo en la tarde Sofía.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.