lunes, 18 de junio de 2012

La conquista de aquella península

La conquista de aquella península


Mi voz me llama y tu recuerdo
acude sexto y múltiple
sentido de las sendas en el agua.
en él bajocabe y con y contra
las preguntas estarcidas
sobre la peña del muérdago.
los indios hacían felices
a las calaveras mutilando
el silencio de las lenguas
locas. Sus pies planos y los arcabuces,
hilos de plata para mis ojos
tu pelo negro enredado
con el hambre de verte.
Tierra entierra las manos
en la ínsula que arrasa cementerios.


Suenan bajas y densas
las cuerdas del gentío anudado
a la boya del sol de poniente.
mis oídos revientan de verdes
llamas que mueren solas
a manos de las trabajaderas
de los hombros.
Sol y un murmullo de dioses
sobre el agua,
su avenida inútil.


me habrás dejado soleada
por el peso de tu honroso
suelo, las conquistas plateadas
desplazan girasoles por armaduras
y espadas, bastos y copas que
yo no sé empuñar, ni lamento el oro
de mi patria, la líquida sonrisa
de La espera-da para encalar
las paredes del sueño.


Estamos debatiendo horas
Cercanas a la futura y
Florida península.

Sofía Serra (De La exploradora)

1 comentario:

CKA dijo...

Qué te puedo decir, Sofía... !un poema magnífico! Como un viaje en bergantín a través de las costas del tiempo, la imaginación y los misterios de la historia. Abrazos.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.