martes, 11 de octubre de 2011

La cadena

La cadena


Dio lugar a poco
espacio y algún clítoris
recalcitrante que le urgía a renacer
bendecido por las sonoras siglas
y sus tachados de la escuela solitaria
y magnífico se suma a las paredes,
esas tan lentas madres
de tanta agonía perfecta.
morir en la mano del otro, dejarse
vencer antes de que llegue la noche
e impida leer la poesía triste y dura
del desconchón sobre el muro.
Acaricio la mano fuerte
de alterados dedos,
enaltecidos
decimos lo mismo
con otras palabras
en modo silencioso
de conquista la huella
devuelta al zapato que
aplasta la nueva pisada.
Jodiendas.
más necesidad enlazada bebe
súbito orgasmo de agrias luces.


Abramos los puentes,
que corran los veleros de la sangre
prestos a reventar sus cascos
contra la escollera.
Maniatar para los indulgentes.
Yo no perdono que te amarres a buen puerto.


Sofía Serra

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.