miércoles, 13 de julio de 2011

Tras la necesidad

Tras la necesidad 

Hace tanto ruido la intemperie…
el sol en la nuca y en tu frente
tatuando mares en el mapa
braceado de tu cuerpo
con la máquina de sus rayos,
la curva de insectos moteando
el aire al aire del sólido embargo
de la tierra y la luz o la nada
entrando a raudales por los oídos
hasta ensordecerte…
Y esta paz tan venturosa:
el líquido gargoleando sonidos musicales,
el aire  acondicionando zumbidos suaves
libera mis fosas sinoideas,
el sol, fuera,
y aquí, la penumbra,
el campo en ciernes aumentando solo
duerme dentro de mis cuencas cristalinas:
ahora que los cuerpos llenan el mar,
yo vacío la cisterna con un dedo,
tenso los músculos de mis piernas
y me pongo de pie en el silencio
de la siesta de la casa de la urbe.

Sofía Serra, julio 2011

2 comentarios:

Leonel Licea dijo...

Se intuye un temblor de soledad que hace tensar los músculos, para vaciar con in dedo el alma.... Tras la necesidad nace la virtud.
Me gusta el modo elegante de sugerir cataclismos, a pesar de la soledad.
Besos, Sofia.
Leo

Sofía Serra Giráldez dijo...

Sí, efectivamente, Leonel, las cosas que sólo podemos hacer por nosotros mismos solemos llevarlas a cabo en soledad.
Sabes que siempre me alegra oírte.
Un beso

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.