martes, 25 de enero de 2011

Causalidades de la poesía (primera crítica aséptica): Acto de amor artístico

Son las casualidades de la vida...no, falso, no son casualidades, para mí son causalidades, y su encuentro, su hallazgo, lo que el ejercicio de la practica poética permite, y creo que éste, ese hallazgo, siempre lo pienso, es uno de los principales motivos por el que sigo y sigo creyendo en esta cosa que no sé cómo nombrar pero que todo el mundo entiende por Poesía.
Hoy encontré esta entrada en el blog de Ilkhi. Me maravillé porque encontré similares resortes a los que en su día me llevaron a componer una verboluz. Ésa que más abajo escribo y cuya fotografía expongo.
Pues bien, esta noche, bendita sea mi suerte, me he encontrado con POR FIN la primera crítica, no, no voy a decir del todo seria, para mí la palabra seria implica mucho más, pero sí al menos carente de todo atisbo de ...¿cómo diría?...¿connivencia?...puede que le vaya bien el término puesto que proviene de alguien que, que yo sepa, no conozco de nada, es decir, a él/ella y a mí no nos une nada. Y ha dado la casualidad de que el crítico ha ido a fijarse precisamente, sino en la verboluz al completo, sí en el pequeño poemario donde tengo incluido el son-etho.
Hace un año peleaba con todo lo que podía porque los más altos y preclaros exponentes de la crítica poética en este mundo de internet (llegué a esa conclusión porque los encontraba enlazados en todos los blogs de poetas con MUCHOS seguidores y algunos con algún que otro libro publicado, o sea, lo que yo por aquel entoces entendía por buenos y serios y sesudos poetas dignos de pre-admiración) se aviniera a fijarse en esa poesía que inunda esta red y que no está marchamada por un ISBN. No iba pensando en mis poemarios, en aquel momento creo recordar que sólo tenía expuesto ese de Son-ethos, que como ya he dicho y cualquiera que tenga a bien puede comprobar es muy breve, y poco valioso formalmente hablando, aunque su valor para mí es otro y por eso siempre lo dejo expuesto. Hace más años tuve expuestos todos los que hasta ese momento tenía escritos, cuatro o cinco, pero cuando se me contagió el miedo de la mayoría de los que comparten su poesía en internet a ser plagiados o a que los irreductibles miembros de jurados de certámenes se dieran cuenta de que ya estabn en domino público, los eliminé de sus respectivos blogs. Entonces comencé éste de "El cuarto claro". Después me di cuenta de la torpeza que cometía, de que por qué tendría yo que tener miedo a lo de los jurados si hacía muhco tiempo que había decidido dejar de participar en certámenes.  El "a ser plagiada" nunca me conmovió. Siempre lo he dicho, dios quisiera que el mismísimo XXXX o el ínclito XXXX se avinieran plagiarme un poema, o todos mis poemarios. Eso signficaría, por un lado, que mi poesía llegaría mas lejos de lo que yo podría conseguir, y por otro y de rebote y en mi vanidad, ¿qué voy a decir?, pues que me sentiría interiormente halagada porque escritores buenos o conocidos o mediáticos hubieran reconocido mis poemas como dignos de ser firmados por ellos.
No, tampoco había problema si resultaba plagiada por algún chichiribaila como yo. Ya me pelearía, o no, total, rico sé que no se iba a hacer, ;).
Bien, el caso es que eso que yo perseguía ya se ha hecho realidad, y por mala interpretación de quien por aquel entoces me leyó, pero que de rebote ha deparado en mi fortuna, ese deseo ha favorecido a mi nombre. Yo no perseguía eso, pero lo sabemos, cuando algo no se busca, se consigue.
Han criticado por fin un poema mío expuesto en internet, sin ISBN ni nada, expuesto por mí y sin colaboración de nadie, y, aquí llega lo bueno, en el propio blog de los Addison. No, ellos no; mejor dicho, no sé si ellos, pero al menos sé que no en post oficial de crítica. Pero algo es...¡y tanto!,  para mí, una pica en Flandes. Un año me ha costado, amigos, un  añito entero y casi justo. Hacer ver que esperar a que un poema esté marchamado  por un ISBN, es decir, por el hecho industrial,  para acceder a hacer su crítica es tan contradictorio con el puro amor por la poesía como los chanchullos en los certámenes poéticos que allí se denuncian.
Advierto para que no haya desmayos que la crítica sobre mis Son-ethos es hipernegativa,  pero yo, por  por mi hijo lo prometo, la luzco como bandera.
Crítica aséptica, crítica sobre poesía sin ISBN.
Éste es el enlace, si se desea leer  hay que rebuscar un poco entre los comentarios, Nochedehumo es quien ha tenido la generosidad de criticármelo.  Por supuesto le he dado las gracias, aunque aún no puede leerse porque todo el mundo sabe que en el blog de los Addison hay moderación de comentarios.
La verdad es que sinceramente me alegro mucho  de que exista aquel blog, y pienso que nunca se valora del todo con justicia al colectivo que lo hace posible.


Y aquí dejo la verboluz que el Arte de Ilkhi me ha recordado esta mañana, la fotografía (disparada con mi cámara más una lens baby en vez de su lente habitual) y el son-etho que la acompañaba, que aunque el tercero, es la clave de todo el poemario en sí, y de camino, de todo lo que me persigue en esta vida.


III

ACTO DE AMOR ARTÍSTICO


Resuelva el aire en sutiles quejidos,
que yo de ti adolezco vana y presa,
abierta a tu estirpe de fuente terma
reptando por el pretil del suspiro.


Ya me tañe este abandono instintivo
de mí misma y centro mío que anhelas
con locuaz sonido de barranquera:
De mi cóncava lente a tu gemido.


Me derramo en ti repleta en mí misma,
me abarcas tú para necesitarte.
Me cuelgo con mis yuntas de tus hijas,


libada, loca, ida por inundarte
de mi agua caliente que vivifica
tu frente y mi frente limpias: nuestro arte.

Sofía Serra, 2008

(Edito hoy por la mañana ya, acabo de volver a entrar en el poemario "Son-ethos". Cuál ha sido mi sorpresa al comprobar que lo publiqué en abril del año pasado. O sea, que cuando andaba empeñada en el blog de los addison intentando que se avinieran a la crítica sobre poesía sin ISBN ni siquiera lo tenía expuesto aún, y por tanto, ningún otro. Así que el argumento de Noches de humo según el cual me impulsaba a aquello que hice en ese blog por enero o febrero fue el de conseguir crítica sobre mi poesía, y por tanto atención mediática sobre ella queda evidenciado como falaz. Yo lo sabía, pero anoche no recordaba los datos para poder demostrarlo allí. Hoy ha cantado por sí solo.)

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.