sábado, 23 de abril de 2022

Dos poemas sobre el libro (y una imagen para contradecirme)

 


Mi libro

 

un libro que desdiga.

un libro que deje escrito

lo no dicho.

 

Del recio y duro tronco

hacia el cielo lanza

lo que le queda de vida

manando su presente

detercia, resume,

subsiste

bajo dentro

arranca

de cuajo un golpe

de centro

nervioso y solo

o sólo soledad

que llaman de terceros

que se acercan

porque dos

somos dos

unidos por el suelo,

cómo separarme de ti,

raíces mías,

cómo gobernarme al aire

y ser aunque sea

piedra que pueda

el arroyo arrollarme.

Mas esta tumefacción

viva que me detiene

junto a mí misma

quisiera poder

arrancarme,

reventarme

o más sencillamente

que llegara el leñador

para hacerme tocón

de nada, porque manos

no poseo más que raíces

y ramas y hojas a veces verdes:

un puro árbol, sólo

un puro árbol

entre tanta simiente

de tiempo, de espacio,

de límite.

(De "En-clave de árboles")


Libro en blanco

 

Se abre de futura

imagen de un libro

por escribir lento

pero decidido.

Unos veintiuno

desde más de cincuenta

se divisan cerca

si somos los mismos,

si siendo la misma

no vemos lejano

el tiempo elegido

como compañero.

Ni el tono, ni el modo,

cada paso dado

dibuja la estampa

sobre el libro blanco

recién comenzado.

 

que me acompañe la suerte

que hasta ahora he tenido,

prender los hilos, tejerlos

recorriendo el paisaje

de seda tan fría, calentarla

desde dentro mía

con una mirada de futuro

por hacer y mañana

abierta y recogida

en la frente y en la boca.

 

Sobran letras y faltan

espacios donde

poder

descansar

pensar

abrir

paso entre la mal-eza.

Hallar

la bondad.


(De "Extinción de ruina")





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.