lunes, 12 de octubre de 2015

La sierpe lozana

La sierpe lozana

¿mi dios se llama     él?,
¿mi dios se llama     tú?,
depende de donde     yo
                                nos sitúe.

ellos buscan las estrellas
y tú donde no estrellarte.
las piedras nacieron
para que tropieces,
no para que las lances.
yo te lanzo mi aventura
sin nombre de talle
tan inverosímil,
tan alucinante tú
desgarraste
la última corteza de tu olivo
cuando yo amamantaba
bajo la lumbre del candil
de aceite que silo en el molino
que tú edificaste con ruedas
tan grandes como tu osamenta
de elefante puro y recio
fondeas tu trompa urbe
en el limo de mi abrazo
y aquí te inhumas sin saber tocar ya
ni una sola semilla,
ni una sola yerba,
ni una sola brizna
de aire hasta que asfixiado
cierras los ojos y yo
me nazco en tu muerte
que no deseo.
será que tu entierro móvil,
la ciénaga de tu sueño,
trabaja rasos sobre los que amanece
el nuevo día que me da
esperanza y la vida ya
cobra áspid
y sentido
para mi des-lengua
única.

no muerdo,
pero te roen.
Y yo necesito vengarte.

(De "Solenostemon")
Tu click en la publicidad que aparece bajo esta entrada me alimenta. Gracias.

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.