viernes, 6 de junio de 2014

La economía del yo

La economía del yo

Estar estrellado estío estomacal, adverbio de lugar donde sumir la precipitación constante de los actos que se caen por el precipicio de las ilusiones. Nos basta adelantar un pie para comunicarnos con el aire, la semejanza en el vuelo, las palabras mal asimiladas, como el constante refugio de la mente, la trampa mortal donde se insensibiliza lo poco que nos queda de auténtico, de originario, de esencial. Lo que fuimos.
Y la única forma de recordar, de volver, el Arte. Lo inasible.
Estamos condenados a vagar entre la aletheia y la mentira de esta costra. Nada tangible nos rodea. Nada tangible se nos acerca. Nada como nosotros.

Sucintamente deduzco abducida y enquistada por el gobierno de la dura costra sobre las mentiras de nuestros mayores, que todo lo creyeron y apenas indagaron. Caminar para subsistir siendo ¿qué?

Miento, luego existo.
Miento, luego estoy.
Miento, luego fui.
Vivo, luego no soy.
Muero para ser.

Como en el Amor.

Todo me lleva siempre a él, cada final, cada conclusión, van marchamados por el sello de su nombre. Aparece cuando menos me lo espero, en la discusión más metafísica o en la más doméstica que puedan habilitar mis neuronas. Me percibo hablando conmigo misma cuando, en realidad, hablo con un otro algo que nunca he acertado a descubrir. Nunca me da la razón, siempre concluye por mí. Y siempre llega al mismo lugar: el amor, el amor, el amor.
¿Y qué?, no me pregunto, le digo. "Y ¿qué?". "Quizás lo tangible", me responde.

Quizás lo tangible me responde.
Quizás.
Quizás tú.
Y por "tú", entiendo "ellos" y "nosotros".
La economía del yo.
 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.