miércoles, 8 de mayo de 2013

Ramón Ataz

Acabo de enterarme de tu muerte, Ramón. Yo sé que ya estás por encima de estas cosas. Tú sabes que congeniábamos, por ti, por tu amable y maravilloso talante. Has sido un poeta de verdad, una maravillosa persona, te has ido demasiado pronto. Yo sé que tú estás por encima de estas cosas y, hasta sólo un punto, me alegro por ti. Pobres de nosotros, pobre de mí que te echaré de menos. Que echaré de menos la generosidad, la amabilidad, la autenticidad que tu comportamiento y tus versos destilaban, tu calidad humana. Para ser buen poeta primero hay que ser buen ser humano. Ética y estética. Y tú lo eras.
Lloro tu (mi) pérdida. No quiero que te vayas de mi recuerdo.

recuerdo

D
Es-plazar el contenido de este verbo
Para así detenerte en mi frente.


(Sofía Serra (De El muriente)


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias, Sofía.
Tienes razón. Él era tan buen poeta porque primero era un grandísimo ser humano. No paro de decirme que ojalá no hubiera sido así, que ojalá hubiera sido un hombre más tópico, que ojalá no me hubiera querido tanto como él lo hizo. Tal vez así no dolería tanto...
Un beso muy fuerte.
Fdo. Elvira.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Bienvenida a este tu espacio, querida Elvira. Un abrazo lleno de todo lo mejor de mí y con toda mi alma.

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.