sábado, 25 de agosto de 2012

Sorda en el extravío

sorda en el extravío

Los hombres buenos tiraron
por la calle de en medio
y a mí me dejaron en el arrabal
de las luces inventariadas
y probablemente fundidas.
Las calles negras y amarillas (debo reconocer
cierto fulgor anaranjado
producto de algún matiz rosa
que mis ojos le añaden)
ventriculan
el escenario
perfecto
de un tiempo de pesadilla
pegajosa, ni el tiempo
tiene fuerzas para desembarazarse
de ella, a pesar de la presencia
de soldados votivos,
uno a uno
los fui disponiendo
a su alrededor.
No existe guerra posible
entre el aire y mi alma.
Mi cuerpo me estorba
para matar al ángel hollín
de la suerte estéril y llena
de orugas con pelillos
urticantes.
la procesionaria de mis lamentos
se hace cuerda del presente.

Pero no oigo el tic-tac.


Sofía Serra

2 comentarios:

Rafael Mulero dijo...

Querida Sofía: no permitas nunca la guerra entre el Viento y tu alma; manténla en el calor de tu sensibilidad.
Un beso

Sofía Serra Giráldez dijo...

Muchas gracias, querido Rafael.
Me alegra mucho verte aquí.
Un beso

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.