viernes, 10 de agosto de 2012

Solenostemón I

Solenostemón I

De qué querré yo hablar
que no seas tú.
Para qué nací si-no
es para hablar
de ti.
Por qué solucionaré si-no
es para verte venir
bajo tu camello de estrellas.

un hombre se sitúa en la esquina
opuesta del universo
¬-es cuadrado, como nosotros-,
habituados a su soliloquio
no lo oímos.
Las sienes se nos abren
y nos nacen las agallas
sin blindaje.
Bucearemos a pulmón
abierto y libre alas
sales del océano
con toda su efervescente molestia
y superaremos el escozor
de la huella indeleble del atisbo
del centro de la coraza imantada
antes de que naciéramos
sobre este colchón de muelles
herrumbrosos y chirriantes
vértices de la materia
en su aposentadero provisional
camino de la vía de la muerte
en el otro
aire,
sol
en el cuadrado y un nombre vigoroso
y húmedo para las plantas
de nuestro pies
que se posan como plantígradas
osas en la vertiente arenosa
del paraíso en la Tierra.
nuestra labor de humans, baby,
concita
esmeraldas fúlgidas,
minas de carbón sellado, conmiseración
sobre lo que no poseemos
traducida en el borde (borde, afuera)
de la envidia nauseabunda, el miedo
feroz y horror vacui en nuestro hemisferio
celeste, qué más, qué más quieres, bendito
hermano que tu hermano a tu lado
y sus ojos respondiéndote
como centelleantes mansardas
donde puedes descansar tus miembros
y tu corazón blando de hombre sin medusa,
sin fehaciente sortilegio
porque piedra jamás podrás ser, ni siquiera
habitante de una tierra
mediocre.

me claudiqué,
quise cerrar,
cerré.
me olvidé de mí,
cantarás si grito a toda voz
de tu boca.
no resuena sobre cada piedra la escarpada
lumbre, y la cordillera, ya la ves
cómo se dobla y se extiende a tus pies
adorándote, hombre mío, ¡yo misma hombre!
Llorarte me fue regalado, deja
ventear tus sales, orear
la flama de tu apéndice
encendido, reventar en el orgasmo de luces
que al universo deja ciego, tu abrazo
de amor inteligiendo
tu miseria de átomo moribundo,
qué digo átomo,
quant, ni atisbo bendecimos, mas
sólo nos tenemos
a nosotros.

amén.

Sofía Serra

No hay comentarios:

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.