viernes, 3 de agosto de 2012

Dos blancos



La encrucijada


El pánico es producto de la duda.
Me varo a mí misma y esta inercia
Quietante me traspasa hasta hacerme engrudo,
Lisa mojonera, capitán o chanquetes de la orilla.
Yo, mitocondria multiplicada en tantos pececillos
Como caimanes que se comen
Mis tobillos generosos.
Para la tierra, su ensalmo.
Para la ciencia, su asiento.
Para mí sólo el calvero sea
en esta fotografía tomada desde el aire.
Huyo sin moverme de la cruz
De tierra blanca.


He llegado
Pero no
Sé a dónde.


Recuerdo en blanco 


La flor blanca de la montaña
En un paisaje nevado extraño
Tu rostro.
No recuerdo nada.
El monte carmelo,
El mirlo blanco,
El lirio blanco
El colibrí blanco,
Los blancos remedios.
La seda de una ruta
En do menor.
Abre la puerta, niña.
Y Triana.
Y mi vida en la otra orilla.

Sofía Serra (De La exploradora)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Grandiosa poesía, amiga mía!

 
Creative Commons License
El cuarto claro by Sofía Serra Giráldez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 3.0 España License.